Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Oficialismo: que éste sea último año de marihuana ilegal en Uruguay

Montevideo, 9 may (EFE).- El izquierdista Frente Amplio (FA), en el poder en Uruguay desde 2005, aspira a que éste sea el último año en el que la marihuana sea ilegal en el país y confía en que para ese entonces ya esté aprobado el proyecto impulsado por el Gobierno que regulará su compraventa, apuntaron hoy diputados oficialistas.


Publicidad

La idea lanzada a mediados del año pasado por el presidente José Mujica y su Gobierno de legalizar la marihuana y hacer del Estado el único responsable de su producción y distribución con el fin de combatir el narcotráfico está siendo procesada por el Parlamento, donde se espera que la ley esté lista antes “de seis meses”.

Según dijo a Efe el diputado Julio Bango, uno de los impulsores de la medida, en estos momentos el proyecto está entrando en la comisión especial de la Cámara baja que tratará el asunto y que comenzará a trabajar en los próximos días.

“De momento hay tres focos de trabajo: la comisión, donde recibiremos a delegaciones de todo tipo para tratar de entender y ver todos los ángulos y los impactos que tendrá el proyecto, en el seno del FA, donde tenemos un proceso de diálogo para convencer a los diputados que tienen dudas, y con la oposición, donde creemos que hay votos que se pueden conseguir para su aprobación”, explicó el diputado.

El FA cuenta con mayoría en ambas cámaras del Parlamento uruguayo, si bien algunos de sus diputados se han mostrado reacios a aprobar el proyecto tal y como estaba planteado en un principio.

Por el contrario, varios diputados de los opositores Partido Colorado, Nacional e Independiente han expresado en numerosas ocasiones su intención de votar proyectos liberalizadores de la marihuana pero que no coincidían con los planteados por el oficialismo.

Bango destacó que todos los esfuerzos se centran en aprobar la iniciativa antes de fin de año para tratar de evitar el año electoral y que se “desvirtúe” la discusión por la legalización con otros temas políticos.

Bango explicó que el “corazón” de la iniciativa no pasa tanto por “la polémica” de si el Estado será el productor y vendedor de la marihuana sino por que sean las autoridades las que “tengan el monopolio del control y regulación de la cadena” y puedan regular su uso.

“La lógica que prevé la Ley es atender a un sistema de licencias y permisos que se otorgarían a quienes implementarán las políticas y establecer también alguna excepción de consumo, que permita por ejemplo el autocultivo”, añadió.

Del mismo modo se explicó a Efe el también diputado oficialista Sebastián Sabini, quien dijo que con la norma se establecerán institutos de regulación y control que permitan “el control del autocultivo y los clubes de consumo y la venta de marihuana recreativa, así como su uso medicinal, científico e industrial”.

Como ejemplo, Sabini señaló que los que quieran cultivar tendrían que anotarse en un registro para su control mientras que la venta se realizaría en todo el país en lugares especialmente habilitados, como puedan ser estancos, farmacias “u otro organismo especial que se cree”.

Bango insistió en que en ningún caso se discute el daño que puede causar el uso de la marihuana, y que solo se busca “regular” su consumo del mismo modo que se hace con otras drogas dañinas y de consumo masivo como el tabaco, el alcohol y los psicofármacos.

Precisamente hoy mismo miles de partidarios del cultivo y consumo de marihuana en Uruguay marcharon por el centro de la capital para pedir a las autoridades con motivo del Día Mundial de la Marihuana que se resuelva “rápidamente” este proyecto de ley. EFE