Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Manning hizo alarde de sus habilidades con computadoras, según exsupervisora

Washington, 5 jun (EFE).- Bradley Manning, el soldado acusado de filtrar más de 700.000 documentos y cables diplomáticos a WikiLeaks, hizo alarde de que podía descifrar claves de computadoras y de las “fiestas con martini” en Washington con “influyentes” amigos, según testimonios en el tercer día de su juicio en Fort Meade (Maryland).


Publicidad

Como testigo de la fiscalía, Jihrleah Showman, exsupervisora de Manning ahora retirada, dijo que éste solía hacer comentarios sobre sus capacidades con las computadoras cuando estuvo en Irak y en Fort Drum, Nueva York, aunque no pudo precisar si el acusado alguna vez fue castigado por sus acciones.

“Él me indicó que dominaba todo lo que se tratase de computadoras, que él hablaba ese idioma. No había nada que no pudiera hacer en una computadora”, dijo Showman.

Además, cuando estuvo en Fort Druman, Manning “hablaba mucho de que le gustaba ir a fiestas con martini en el área de (Washington) DC, que tenía muchos amigos influyentes en la política e incluso en el Pentágono”, agregó.

Según Showman, ella y otros escucharon cuando, en Irak, Manning hizo alarde de que pudo acceder a datos secretos almacenados en computadoras del Ejército estadounidense, obviando el sistema de clave.

Presionada por la defensa sobre medidas disciplinarias contra Manning en esa ocasión, Showman, una analista de inteligencia, admitió que no podía recordar ese dato.

La fiscalía también tuvo de testigo a Kyle Balonek, otro exsupervisor de Manning, quien aseguró que éste tenía conocimiento de los procedimientos para proteger información secreta y firmó un documento que prohibía su divulgación.

En el tercer día del juicio ante la juez Denise Lind, las estrategias legales en el caso han sido claras: la fiscalía trata de pintar a Manning como alguien que sabía lo que estaba haciendo y desafió órdenes de proteger datos secretos, mientras que la defensa insiste en que éste nunca quiso causar daño a nadie o poner en riesgo la seguridad nacional.

De hecho, el abogado defensor, David Coombs, retomó hoy sus argumentos de que la base militar en Irak donde estuvo Manning toleró un ambiente en el que los soldados podían acceder a bases de datos secretos y los reglamentos no se aplicaban con rigurosidad.

En ese sentido, Balonek reconoció que no habían reglamentos que prohibieran explícitamente que los soldados en la base descargasen documentos sensibles en ciertas computadoras.

La juez Lind indicó que el juicio continuará el próximo lunes.

Tres años después de su arresto en Irak, Manning es una figura clave en el proceso judicial más prominente de la Administración Obama por filtraciones de documentos sensibles.

Manning afronta un total de 22 cargos, incluyendo violaciones a una ley de espionaje de 1917 y el proveer ayuda al enemigo por el que, de ser declarado culpable, podría recibir cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicionada.

El juicio contra Manning inició hace tres días en un tribunal militar en Fort Meade (Maryland), unos 43 kilómetros al noreste de la capital estadounidense, y se espera que continúe a lo largo del verano boreal. EFE