Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El régimen sirio lanza una ofensiva para retomar Alepo

Damasco/El Cairo, 10 jun (EFE).- El régimen sirio de Bachar al Asad lanzó hoy una amplia ofensiva militar contra los rebeldes para recuperar el control de Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria, tras su victoria de la última semana en la población de Al Quseir.


Publicidad

En el primer día de esta nueva ofensiva, denominada “Tormenta del Norte”, el Ejército del régimen ha causado decenas de muertos y centenares de heridos entre los rebeldes, según aseguró a Efe una fuente de alto rango de los servicios de seguridad.

Las tropas de Al Asad retomaron, además, la localidad de Shwihneh, en la periferia de Alepo, donde hubo numerosas bajas en las filas de los combatientes del islamista Frente al Nusra.

Dentro de su estrategia, el Ejército lanzó hoy varios “ataques cualitativos” contra los bastiones rebeldes en las zonas de Herietan, Ming, Qabtan, Al Yabal, Babis, Kafrat Hamra y Atareb.

En estas áreas, el régimen dice haber conseguido avances importantes para lograr el control total de Alepo y sus inmediaciones.

Nuevas unidades de las Fuerzas Armadas se han movilizado para desbloquear el asedio de los insurgentes sobre los pueblos de Nubel y Zahra, en el sur de la provincia.

El representante de la opositora red Sham en Alepo, Tayer al Halabi, confirmó a Efe que las autoridades han mandado refuerzos al norte de la provincia para acabar con el cerco rebelde a esas localidades, de mayoría chií, y con la presencia de opositores en el aeropuerto Ming.

Según Al Halabi, en esas poblaciones hay milicianos del grupo chií libanés Hizbulá y miembros de la Guardia Revolucionaria iraní que ayudan al Ejército de Al Asad.

Sobre la situación en el aeropuerto militar de Ming, el activista Hazem al Aziz dijo a Efe que hay choques en varias áreas alrededor de esa instalación, que los rebeldes controlan en su mayor parte.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos precisó que los insurgentes controlan la torre del radar del aeropuerto y que los enfrentamientos han alcanzado su interior.

La fuente de seguridad consultada por Efe afirmó que la operación “Tormenta del Norte” continuará hasta que Alepo esté libre de “terroristas”: “Nada nos va a parar”, sentenció.

Las autoridades han iniciado esta ofensiva después de que el miércoles recuperaran el control de Al Quseir, con el apoyo de milicianos de Hizbulá, tras más de dos semanas de choques con los insurgentes.

Según analistas sirios, la victoria en Al Quseir -una ciudad estratégica para ambos bandos y fronteriza con el Líbano- ha dado confianza al Ejército en su lucha contra los insurgentes en otras partes del país.

Alepo fue blanco de una gran ofensiva de los rebeldes a finales de julio pasado y de otras operaciones importantes en septiembre, lo que les permitió dominar amplias zonas de la ciudad, aunque no lograron hacerse con el control total de la urbe.

Esta contraofensiva del régimen demuestra un cambio significativo de tendencia, después de que en julio de 2012 pareciera que la situación se inclinaba del lado rebelde tras el atentado que descabezó la cúpula de Defensa en Damasco y sus avances en Alepo.

Sobre el terreno, la mayoría de las áreas occidentales, septentrionales y meridionales de la ciudad están en manos rebeldes, de acuerdo a los opositores.

En la periferia norte, el régimen controla Ming y su aeropuerto, Nubel, Zahra y la cárcel central, mientras que en el oeste domina Jan Asal.

En las zonas del sur de Alepo, las tropas gubernamentales tienen en su poder el cuartel de Safira, en cuyos alrededores se libran combates y el Ejército bombardea el pueblo del mismo nombre, con presencia insurgente.

La operación “Tormenta del Norte” coincide con una parálisis en los esfuerzos internacionales para hallar una solución política al conflicto tras el fracaso momentáneo de la conferencia propuesta por Washington y Moscú.

La denominada conferencia de Ginebra II debía haber sentado en la mesa de negociaciones este mes a representantes del régimen sirio y de los opositores, pero se enfrentó a varios obstáculos, entre ellos la negativa de estos últimos a participar mientras continuara la presencia de combatientes de Irán y de Hizbulá en Siria.

Sobre la internacionalización del conflicto, el dirigente del Consejo Militar Sirio, el general Selim Idris, aseguró hace dos días en Estambul que el enemigo al que combaten los rebeldes ya no es el régimen de Al Asad sino Irán, en alianza con Hizbulá. EFE