Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rebeldes sirios ven que el apoyo de EE.UU. abre una nueva fase en la guerra

El Cairo, 14 jun (EFE).- Los rebeldes sirios aseguraron hoy que se abre una nueva etapa bélica tras la decisión de EEUU de prestarles apoyo militar tras conocer el uso de armas químicas por parte del régimen, una justificación que Damasco tachó de “banal y llena de mentiras”.


Publicidad

Después de meses esperando un respaldo más firme por parte de Washington y otras potencias occidentales, el Ejército Libre Sirio (ELS) instó a que las armas lleguen lo antes posible para reequilibrar la situación sobre el terreno.

El portavoz de la Comandancia Suprema del ELS, Qasem Saadedin, expresó a Efe por teléfono su “relajación” tras ese anuncio de EEUU y dijo que el paso estadounidense se dio al confirmarse tanto el empleo de armas químicas como el fracaso del diálogo para hallar una solución política.

Saadedin explicó que sus tropas necesitan armamento contra vehículos blindados y antiaéreo, como misiles de tipo FIM-92 Stinger, con los que establecer una especie de “zona de exclusión aérea”.

Aunque EEUU no ha precisado el alcance de la anunciada ayuda militar, el portavoz del Mando Conjunto del ELS, Fahd al Masri, estimó que incluirá el armamento reclamado por Saadedin.

Al Masri dijo a Efe que con esta medida, que corrigen “errores” pasados de EEUU en su respaldo a losrebeldes, se abre “una nueva etapa en el conflicto sirio” y comienza “la cuenta atrás para el fin del régimen” del presidente sirio, Bachar al Asad.

Este portavoz opinó que, además de la “línea roja” cruzada por el régimen sirio por el uso de armas químicas, también ha llevado a EEUU a ofrecer un mayor respaldo ante la injerencia de fuerzas extranjeras en Siria en apoyo a Al Asad, como Irán y el grupo chií libanés Hizbulá.

Por su parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal órgano de la oposición, calificó de “paso importante” esta medida, que “debería ser estratégica y decisiva para poner fin a la violencia y alcanzar una solución política”.

Occidente se ha resistido a dar este paso ante el temor de que las armas caigan en manos extremistas tras el auge de grupos radicales como el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda.

A finales de mayo, la Unión Europea (UE) autorizó a sus países miembros que facilitaran armas a la oposición siria, aunque todos se comprometieron a no hacerlo antes de agosto con el fin de dar una oportunidad a las conversaciones de paz.

Otra de las demandas de los rebeldes es el establecimiento de una zona de exclusión aérea, que se estaría planteando para aplicarla en el sur de Siria, junto a la frontera con Jordania.

El levantamiento del embargo de armas a los rebeldes por parte de la UE fue ya contemplado por la oposición como un cambio de tendencia en el apoyo internacional y en el desarrollo de la guerra, que ha sido fuertemente criticado por el régimen de Al Asad.

En esta ocasión, Damasco aseguró que EEUU recurre a “métodos banales, mentiras e informaciones falsas” para justificar sus decisiones y pretende que el Gobierno sirio asuma toda la responsabilidad del empleo de armas químicas.

“La decisión de armar a los terroristas refleja la implicación directa de EEUU en el derramamiento de la sangre del pueblo sirio y plantea dudas sobre la sinceridad de sus intenciones para encontrar una solución política a la crisis”, dijo una fuente del Ministerio de Exteriores a la agencia oficial, Sana.

Además, acusó al presidente estadounidense, Barack Obama, de “ejercer un doble rasero en su trato hacia el terrorismo”, al incluir al extremista Frente al Nusra en la lista de movimientos terroristas, pero luego apoyar a esos mismos grupos con armas y dinero.

El citado Frente al Nusra, en colaboración con brigadas rebeldes, logró hoy tomar el control de un estratégico cuartel militar en la provincia septentrional de Idleb tras duros combates.

Esta conquista, junto a la captura ayer de otra posición militar en Hama, se producen en un momento en el que las tropas del régimen habían conseguido importantes avances sobre el terreno.

El ejército leal a Al Asad lanzó el pasado lunes una amplia ofensiva militar para recuperar el control de la ciudad de Alepo, donde esta madrugada se registraron los enfrentamientos más violentos en meses, según activistas.

Los combates y los bombardeos se centraron en el barrio oriental de Al Sajur, donde las tropas gubernamentales han tratado de irrumpir, y en los alrededores del aeropuerto de Ming.

Ante el desarrollo de los acontecimientos, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, insistió hoy en que armar a cualquiera de las partes en Siria “no ayuda”, porque el conflicto “solo se resolverá a través de una solución política”. EFE