Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El G8 apoya una transición democrática en Siria

Enniskillen (R.Unido), 18 jun (EFE).- El G8, el grupo de los siete países más ricos y Rusia, respaldó hoy una “transición democrática” en Siria y pidió que se celebre “lo antes posible” en Ginebra una reunión entre rebeldes y partidarios del régimen de Damasco, en busca de una “solución pacífica” al conflicto.


Publicidad

Los jefes de Estado y de Gobierno de Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Rusia, Alemania, Francia, Canadá e Italia concluyeron hoy una cumbre anual de dos días, bajo presidencia británica, en Lough Erne (Irlanda del Norte) marcada por el conflicto en Siria, que ha causado ya 93.000 muertos.

El G8 se ha comprometido a dedicar otros 1.500 millones de dólares de ayuda humanitaria a Siria y ha expresado su disposición a “liderar el apoyo internacional para una transición democrática” en un país que sufre la “amenaza del terrorismo y el extremismo” por un conflicto de “creciente naturaleza sectaria”.

El comunicado final del encuentro contiene siete puntos sobre el conflicto de Siria, pero no cita expresamente al presidente de ese país, Bachar al Asad, debido al rechazo frontal del dirigente ruso, Vladímir Putin, y a las “profundas divergencias” en el seno del G8, según reconoció el primer ministro británico y anfitrión de la reunión, David Cameron.

En ruedas de prensa separadas, Cameron opinó que los líderes de los países ricos y Rusia han sido capaces de “superar” esas divergencias para marcar una hoja de ruta que lleve a una solución al conflicto en Siria, mientras Putin señalaba que el fin del “baño de sangre” sólo llegará “con medios políticos y diplomáticos”.

Aun así, Putin no cerró la puerta a suministrar armas al régimen sirio -si Rusia “concluye contratos de ese tipo, los cumpliremos”, dijo- al tiempo que volvía a expresar su oposición a entregar equipamiento militar a los rebeldes que combaten a Al Asad.

En el comunicado final, los países del G8 resumen en todo caso sus coincidencias sobre cuál debe ser, en su opinión, la salida a un conflicto de preocupantes consecuencias humanitarias, que pasaría por la rápida convocatoria de la conferencia de Ginebra.

Aseguran que apoyarán “cuanto antes” esa reunión de las partes en conflicto en Ginebra, pero sin fijar una fecha concreta ni quiénes serán los integrantes de las delegaciones, más allá de señalar que deben “representar a la población siria” y comprometerse a “la estabilidad y reconciliación en el país”.

El documento tiene 96 puntos y 24 páginas, en los que el G8 resalta la mejoría de la economía mundial, si bien el pronóstico sigue siendo “débil”.

Asimismo, se compromete a luchar contra el terrorismo y a atajar la inestabilidad que conlleva en el mundo, especialmente en el norte de África y Oriente Medio.

En este sentido, el G8 apoya una iniciativa británica para acabar con el pago de los rescates en los secuestros, operaciones por las que se calcula que grupos terroristas cercanos a Al Qaeda han recaudado más de 50 millones de euros en los últimos tres años.

Los líderes del G8 pedirán a sus multinacionales que se comprometan también a no pagar los rescates para evitar una de las principales vías de financiación del terrorismo internacional, especialmente en el norte de África.

Otro aspecto destacado en el texto, impulsado por los anfitriones británicos, es la apuesta de las naciones ricas por poner en práctica el intercambio automático de información en aras de combatir “la lacra” de la evasión fiscal, según aparece en la llamada declaración de Lough Erne.

También indican que se deberán cambiar las reglas que permiten a las empresas pantalla que operan en paraísos fiscales que ahora obtengan esos beneficios sin pagar impuestos y que las multinacionales informen a las autoridades sobre dónde abonan las tasas.

Ese compromiso del G8, que no incluye obligatoriedad, es fruto del creciente escándalo por los bajos impuestos que multinacionales como Google o Amazon pagan en los países en los que operan, gracias a que canalizan sus ganancias a través de subsidiarias en naciones con un régimen fiscal más favorable. EFE

* Foto de Portada: Mujeres como estas en Derik, 700 kilómetros al noreste de Damasco, juegan un papel fundamental en la revolución de los kurdos de Siria (AP).

Video relacionado

http://www.youtube.com/watch?v=9a2YXBaH4NI