Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Diario revela las órdenes en las que se basa la NSA para espiar

Washington, 21 jun (EFE).- El diario británico The Guardian reveló hoy dos documentos clasificados como secretos que proveen la base legal para las amplias operaciones de espionaje en internet a cargo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense.


Publicidad

Ambas órdenes, firmadas por el Secretario de Justicia de EE.UU., Eric Holder, detallan respectivamente cómo la NSA puede espiar a una “persona no estadounidense” bajo la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA) y las salvaguardas para evitar almacenar datos de estadounidenses, que podrían no ser compatibles con la Constitución.

Las órdenes muestran que la NSA puede obtener comunicaciones de ciudadanos o residentes permanentes estadounidenses que se comuniquen con un extranjero, pero se debe omitir el nombre del estadounidense afectado por el espionaje o eliminar información.

Según la orden sobre la vigilancia de personas no estadounidenses, firmada por Holder en 2009 y clasificada como “alto secreto”, la NSA debe asegurarse de que la “localización física” del objetivo del espionaje está fuera de Estados Unidos como primer paso.

El segundo documento, clasificado como “secreto”, explica los procesos para “minimizar” la “adquisición, retención, uso y diseminación” de información de ciudadanos estadounidenses en el proceso.

Estos dos documentos fueron remitidos al opaco tribunal FISA, que autoriza a la NSA el acceso a registros telefónicos o información de internet, como revelaron recientemente The Guardian y The Washington Post gracias las filtraciones de Edward Snowden, extécnico de la CIA y la NSA.

El presidente Barack Obama ha asegurado que estos dos programas de espionaje hasta ahora secretos no escuchan las llamadas telefónicas o leen los correos electrónicos de estadounidenses.

No obstante, estas dos órdenes matizan que la NSA y el FBI podrían almacenar información de estadounidenses si es de manera “inadvertida” y siempre que tenga utilidad relevante para inteligencia o para evitar daños inmediatos a personas.

Además, permite acceder a contenidos de comunicaciones de servidores o números de teléfonos en Estados Unidos si son útiles para determinar si una de las partes está físicamente en territorio estadounidense. EFE