Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Turquía investiga “insultos” en las redes sociales

Turquía (AP) — El viceprimer ministro de Turquía advirtió el jueves que las autoridades están investigando a quienes supuestamente insultaron a funcionarios gubernamentales o incitaron disturbios en las redes sociales, con lo cual el gobierno turco señaló que busca imponer castigos por las protestas masivas registradas en el país.


Publicidad

El primer ministro Recep Tayyip Erdogan ha enfrentado duras críticas internacionales por la represión de mano dura de su gobierno contra las manifestaciones sin precedentes. Sin embargo, en un posible intento de suavizar el golpe a la reputación democrática del país, su vicepresidente también dijo que el gobierno propondrá nuevos controles sobre las fuerzas armadas del país, históricamente poderosas.

El diario Aksam dijo que la Policía proporcionó a los fiscales Estambul una lista de 35 nombres de personas que supuestamente insultaron a Erdogan u otros funcionarios en Twitter o Facebook. El viceprimer ministro Bekir Bozdag admitió la investigación, pero no confirmó la lista. No está claro qué decían exactamente los mensajes.

A principios de este mes Erdogan calificó a Twitter de ser una “amenaza” social por difundir “mentiras” después de que muchas personas recurrieron al sitio de socialización por internet y a Facebook para obtener información. Muchos medios de comunicación turcos proporcionaron poca cobertura en las primeras etapas de las manifestaciones, probablemente intimidados a la autocensura debido a la línea dura que el gobierno había ejercido en ocasiones anteriores contra los periodistas.

Una violenta represión policial de activistas pacíficos el 31 de mayo desencadenó casi tres semanas de protestas en las que miles de personas expresaron su descontento por la forma de gobierno cada vez más autoritaria de Erdogan. El presidente, que ha guiado a Turquía a un auge económico y un elevado el perfil internacional, rechaza la acusación y cita su amplia base de apoyo.

El gobierno ha rechazado los llamados generales de los manifestantes a una sociedad más pluralista y atribuyó las protestas a una conspiración extranjera liderada por los banqueros y los medios de comunicación destinada a frenar el progreso de Turquía. También se ha comprometido a perseguirlos.

Grupos de derechos humanos dicen que decenas de personas han sido arrestadas y enfrentan un juicio por su participación en las protestas, que dejaron un saldo de al menos cuatro muertos y miles de heridos, incluso 11 que perdieron ojos o la vista debido al gas lacrimógeno utilizado por la Policía.

Por otro lado, Bozdag dijo que el Parlamento examinará una propuesta del gobierno que modificaría un reglamento que el ejército ha citado anteriormente para interferir en la política e incluso organizar golpes de Estado. El reglamento estipula que es deber de los militares “vigilar y proteger a la República de Turquía”.

Manifestantes turcos se reúnen para una protesta y foro en la plaza Kizilay en Ankara, Turquía, el martes 25 de junio de 2013. (Foto AP/Burhan Ozbilici)

Manifestantes turcos se reúnen para una protesta y foro en la plaza Kizilay en Ankara, Turquía, el martes 25 de junio de 2013. (Foto AP/Burhan Ozbilici)