Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Países del Golfo presionan a la UE para que arme a los rebeldes sirios

Rebeldes sirios. Foto de Archivo: La República.

Manama, 1 jul (EFE).- Los países del Golfo presionaron hoy a la Unión Europea para que amplíe su ayuda a los rebeldes sirios y les proporcione armas frente al régimen de Bachar al Asad, mientras que la UE insistió en la necesidad de una solución política.


Publicidad

En una reunión en Manama con motivo de la vigésimo tercera reunión ministerial entre el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y la UE, ambas partes dialogaron sobre la situación en Siria, Irán y el riesgo de sectarismo en la región.

El titular de Asuntos Exteriores bareiní, Jaled bin Ahmed bin Mohamed al Jalifa, señaló en una rueda de prensa conjunta con la jefa de la diplomacia europea, Catherine Asthon, que los países del Golfo quieren que la UE desempeñe un “mayor papel” en el apoyo a las fuerzas contrarias al presidente sirio, Bachar al Asad, y no solo aportando ayuda humanitaria.

De esta forma, el CCG -que integran Baréin, Kuwait, Omán, Catar, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos- quiso presionar a la Unión Europea para que comience a armar a los rebeldes en Siria.

Los países del Golfo “están teniendo una actitud responsable ayudando a los sirios. No estamos entregando armas a cualquiera, pero los hay que necesitan respaldo para lograr una solución política”, apuntó el bareiní.

Al Jalifa también pidió a Irán y a milicianos como los del grupo chií libanés Hizbulá que dejen de colaborar con las fuerzas del régimen sirio en el país.

Aunque la Unión Europea dio luz verde el pasado 27 de mayo para que sus estados miembros proporcionen armas a los rebeldes, ninguno de esos países se ha comprometido a hacerlo antes del próximo agosto, a la espera de que se desarrollen conversaciones de paz entre el régimen y la oposición siria.

Además, los países occidentales han mostrado su inquietud por que las armas caigan en manos de grupos radicales ligados a Al Qaeda.

Por su parte, la responsable europea destacó que la UE está intentando impulsar una solución política que acabe con el sufrimiento del pueblo sirio.

“Necesitamos trabajar juntos para encontrar una solución política que traiga paz (a Siria). Estamos muy preocupados por las dificultades de los sirios y por los crecientes conflictos sectarios en el Líbano e Irak”, explicó Ashton.

Sobre Irán, el ministro de Exteriores agregó que el CCG es “optimista” respecto a la pasada victoria de Hasan Rohani en las elecciones presidenciales iraníes, si bien espera que se reduzca la tensión entre Teherán y los países árabes vecinos, y que continúen las conversaciones sobre el controvertido programa nuclear iraní.

Además, el Consejo de Cooperación del Golfo y la UE mostraron interés en seguir negociando para alcanzar un acuerdo de libre comercio entre ambas partes, si bien persisten las diferencias sobre un asunto que empezaron a tratar en 1988.

La UE considera al CCG un socio cada vez más importante, entre otras cosas, porque el comercio bilateral se ha incrementado en un 45% desde 2010, hasta alcanzar los 145.000 millones de euros anuales.

“Las últimas cuestiones pendientes del acuerdo de libre comercio están relacionadas con los derechos de exportación, todo lo demás ya se ha negociado”, aseguró Ashton, que negó haber analizado hoy la situación de los derechos humanos en los países del Golfo.

La organización internacional Human Rights Watch (HRW) solicitó ayer a Ashton que aprovechase el encuentro para presionar por la liberación de 13 activistas, dos de ellos ciudadanos comunitarios, que siguen encarcelados en Baréin.

Otros grupos de derechos humanos han insistido en la necesidad de que las autoridades bareiníes liberen a los detenidos en las protestas contra el régimen que estallaron en febrero de 2011 y se adopten reformas democráticas. EFE