Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

29 personas mueren en nuevo ataque del régimen sirio

BEIRUT, Líbano (AP) — 29 personas murieron, entre ellas seis niños, en ataques de las tropas del gobierno sirio con cohetes, fuego de artillería e incursiones aéreas, contra aldeas bajo control de los rebeldes en las áreas adyacentes a Idlib, en el norte de Siria.


Publicidad

Tras cobrar impulso en meses recientes en la guerra civil siria, las fuerzas del presidente Bashar al Assad han tomado la ofensiva contra los rebeles en varios flancos, inclusive en la provincia Idlib en la frontera norte con Turquía. Las fuerzas del gobierno tienen firme control de la capital provincial del mismo nombre, mientras que docenas de brigadas rebeldes controlan las zonas rurales.

El Observatorio para los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña dijo que los cañoneos del gobierno durante la noche cayeron sobre cinco aldeas cercanas a la ciudad de Idlib. Ocho mujeres y seis niños figuraban entre los 29 muertos, dijo el Observatorio.

El grupo, que se basa en información procedente de una red de activistas dentro de Siria, dijo que el más reciente ataque mortífero tuvo lugar en la aldea de Maghra, donde un cohete cayó sobre una hilera de casas donde murieron 13 personas. Tres aldeas vecinas Bara, Basamis y Kafr Nabl fueron blanco de proyectiles de artillería que mataron a otras 13 personas. Tres personas más murieron en un ataque aéreo en la aldea de Iblin, informó el Observatorio.

En el centro de Siria, un coche bomba hizo explosión frente a un cuartel policial en el pueblo de Deir Atiyeh, unos 80 kilómetros (50 millas) al norte de Damasco, y murieron 13 personas, entre ellas 10 policías. Uno niño estaba entre las víctimas, dijo el Observatorio

La agencia de noticias estatal de Siria confirmó el atentado anoche, pero indicó que un atacante suicida había detonado un vehículo cargado de explosivos en un área residencial del pueblo, y había provocado un número no determinado de víctimas. Agregó que “terroristas” eran los autores de la explosión, un calificativo que el gobierno aplica a los rebeldes que tratan de derrocar al régimen de Assad.

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del atentado de inmediato, pero grupos radicales islámicos, incluso aquellos con vínculos con Al Qaeda, suelen atacar instituciones del gobierno sirio, instalaciones de seguridad y de las fuerzas militares con coches bomba y ataques suicidas.

La Organización de las Naciones Unidas calcula que más de 93.000 han muerto en Siria desde que comenzó la revuelta popular en marzo del 2011 con multitudinarias protestas pacíficas contra el régimen de Assad. La situación se convirtió en una guerra civil luego de que partidarios de la oposición tomaron las armas para combatir una brutal represión del gobierno de la disensión.