Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Violentas protestas en California por caso Zimmerman

LOS ANGELES (AP) — Los manifestantes recorrieron las calles de Los Angeles anoche, rompiendo ventanas, atacando a la gente en las aceras e irrumpiendo en una tienda de la cadena Wal-Mart, en la tercera noche de protestas en California por la absolución del vigilante vecinal George Zimmerman en el juicio por el asesinato a tiros del adolescente negro Trayvon Martin.


Publicidad

Otros bloquearon una autopista importante en el área de la bahía de San Francisco. Catorce personas fueron detenidas por múltiples actos de vandalismo y varios asaltos en el distrito Crenshaw de Los Angeles. Se pudo observar a un hombre con una herida en la cabeza y el integrante de un equipo de televisión sufrió lesiones menores en un ataque.

Las protestas iniciaron el sábado en la noche en California después de que el jurado en Florida emitió su veredicto.

Zimmerman fue absuelto el sábado en la muerte a tiros de Martin, un adolescente desarmado cuyo asesinato desató un fuerte debate en todo Estados Unidos sobre la caracterización racial, la defensa propia y la justicia igualitaria.

Más de 300 policías fueron desplegados en el lugar y al principio evitaron enfrentarse directamente los manifestantes para permitir una conclusión pacífica a la manifestación, informó en conferencia de prensa el jefe de Policía, Charlie Beck. Sin embargo, Beck advirtió que tomaría una postura mucho más estricta en las próximas noches.

“No se puede permitir que esto continúe”, dijo Beck.

El alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, dijo que los problemas fueron causados por un pequeño grupo de personas que se aprovecha de la situación.

“El juicio que vimos en Florida ha encendido pasiones pero debemos asegurarnos de que no encenderá la ciudad”, sostuvo Garcetti.

Varios cientos de manifestantes, en su mayoría pacíficos, se reunieron anoche en el parque Leimert del centro de Los Angeles, muchos de ellos coreando consignas, orando y cantando.

Sin embargo, un pequeño grupo de entre 100 y 150 personas se separó y comenzó a cerrar el paso en las inmediaciones del Crenshaw Boulevard, algunos de ellos saltando sobre vehículos y rompiendo cristales en licorerías y negocios de comida rápida.

Varios manifestantes entraron a una tienda Wal-Mart, donde derribaron pantallas antes de que personal de seguridad de la tienda los echara y la Policía comenzó a resguardar la puerta.

Tonya Williams estaba de compras con su hija cuando los manifestantes irrumpieron brevemente la tienda.

“Pensamos que nos íbamos a quedar atrapados”, dijo Williams. “Vimos la mercancía volar alrededor. Derribaron un anaquel y había mercancía por todo el piso”.

Imágenes tomadas desde helicópteros de noticieros televisivos mostraron a personas pateando y golpeando a otras en la vía pública, incluso a dos que estaban sentadas en una parada de autobús.

Entre los agredidos se encontraban un reportero y un fotógrafo de los canales de televisión de Los Angeles KCBS y KCAL. El reportero Dave Bryan y el fotógrafo entrevistaban a un hombre en Crenshaw cuando otra persona los derribó y huyó. KCBS-KCAL reportó  que ambos fueron atendidos por lesiones leves.

En Oakland, decenas de manifestantes bloquearon brevemente la carretera Interestatal 880 en la hora pico antes de que los carriles fueran reabiertos por las autoridades. Varios manifestantes cerraron el camino a vehículos con sus bicicletas.

Después, otro grupo trató de tomar la carretera Interestatal 580 antes de ser confrontado por la Policía de Oakland y agentes de la Policía de Caminos de California.

Los manifestantes en las carreteras se separaron de un grupo más numeroso organizado a través de las redes sociales que se había congregado frente al ayuntamiento de Oakland aproximadamente una hora antes.

La Policía realizó nueve arrestos por delitos que incluyen agresión con arma mortífera y vandalismo, de acuerdo con la vocera de la Policía, Johnna Watson.