Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Milicia kurda combatirán a grupos de Al-Qaeda en Siria

Líbano (AP) — Una poderosa milicia curda anunció el martes que ha emprendido una movilización contra rebeldes vinculados con al-Qaida en el noreste de Siria tras el asesinato de un dirigente opositor curdo en la región.


Publicidad

La lucha entre curdos y extremistas ha devenido en una guerra dentro de otra guerra en la rica región petrolera de Siria.

Los enfrentamientos entre paramilitares curdos y miembros de los grupos Jabhat al-Nusra y del Estado Islámico de Irak y el Levante, vinculados con al-Qaida, han dejado decenas de muertos en las últimas semanas entre ambas partes.

La lucha causó el martes una elevada cifra de bajas. El dirigente curdo Issa Hisso pereció al estallar un coche bomba, dijo el partido Unión Democrática Independiente, la facción más poderosa del grupo étnico en la región.

“Condenamos este acto criminal horrible y prometemos al mártir y sus compañeros mantenernos en movimiento”, dijo el partido en un comunicado.

Hisso había sido encarcelado por el régimen del presidente Bashar Assad.

El dirigente también había hablado en contra de grupos radicales islámicos, como Jabhat al-Nusra y el Estado islámico de Irak y el Levante.

Ambos grupos han encabezado varios combates contra las fuerzas del gobierno, debido a lo cual han incrementado su influencia entre la oposición.

Aunque ningún grupo se adjudicó el asesinato perpetrado el martes, la sospecha ha recaído en las organizaciones relacionadas con al-Qaida.

Nawaf Jalil, portavoz del partido, dijo que los combatientes expresaron confianza en erradicar a esos grupos de las zonas curdas.

“Las unidades militares han declarado la movilización”, dijo Jalil. “Las fuerzas yihadistas o fuerzas de la oscuridad han estado atacando zonas curdas, lo normal es que habrá ahí movilización militar y política”, apuntó.

Los paramilitares curdos y los grupos vinculados con al-Qaida han librado choques esporádicos en los últimos meses.

Los curdos, la minoría étnica más grande de Siria, conforman más de 10% de los 23 millones de habitantes del país.

Sus lealtades en el conflicto están divididas, aunque los curdos en las zonas opositoras han logrado un otrora grado impensable de independencia en las zonas bajo su control.

Los curdos han creado sus propias fuerzas policiales, emitido sus propias licencias para vehículos y exhibido ampliamente su idioma y su cultura.

Por su parte, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que un coche bomba estalló en el poblado de Maabade, en la provincia de Hassake.

La explosión causó algunos heridos y siguió al despliegue de paramilitares curdos en la región.

Más 100.000 personas han perdido la vida en el conflicto sirio y millones han huido de sus casas. Los desplazados han buscado refugio en zonas más seguras en los países vecinos de Irak, Jordania, Líbano y Turquía.

Por otra parte, una serie de ataques con morteros y por aire en dos importantes ciudades de Siria dejaron martes al menos a 17 personas, informaron testigos, activistas y funcionarios del gobierno sirio, mientras un líder opositor curdo fue muerto en el norte del país.

El más mortífero de los ataques sacudió Homs, ciudad del centro del país que ha sido bastión de la oposición desde el inicio del conflicto de dos años y que ahora es blanco de una devastadora ofensiva de las fuerzas del presidente Bashar Assad.