Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EE.UU pagó millones a la inteligencia británica para tener influencia

Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg News.

Londres, 1 ago (EFE).- EEUU pagó al menos 100 millones de libras (114,4 millones de euros) al centro de escuchas británico GCHQ en los últimos tres años para asegurar su influencia y el acceso a los programas de espionaje del Reino Unido, informa hoy “The Guardian”.


Publicidad

Según documentos confidenciales a los que ha accedido en exclusiva el citado diario británico, la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA) realizó pagos “secretos” a su equivalente británica, GCHQ, ubicada en Cheltenham (oeste de Inglaterra).

Esos fondos quedan detallados en documentos filtrados por el exagente de la CIA Edward Snowden, requerido por Estados Unidos tras haber revelado una trama deespionaje masiva llevada a cabo por los servicios secretos norteamericanos sobre las comunicaciones.

Snowden ha advertido de la relación que mantienen la NSA y la GCHQ, a las que considera responsables conjuntamente de desarrollar técnicas que posibilitan elespionaje del tráfico de internet.

En los nuevos documentos divulgados parece quedar claro que EEUU esperaba recibir algo a cambio de esos pagos y que el GCHQ debía esforzarse para cumplir con las exigencias planteadas por el Gobierno estadounidense, según dice hoy “The Guardian” en su web.

El diario subraya que la financiación de la NSA a la agencia británica pone de relieve la “estrecha relación” que existe entre el GCHQ y el centro estadounidense.

“The Guardian” puntualiza que estas filtraciones “suscitarán temores de cuál es el peso de Washington sobre la mayor y más importante agencia de espionaje del Reino Unido, y sobre si la dependencia británica de la NSA se ha vuelto demasiado grande”.

En uno de esos documentos que data de 2010, la GCHQ reconoce que EEUU “ha planteado una serie de asuntos sobre el cumplimiento de las expectativas mínimas de la NSA” y agrega que el centro británico “continúa quedándose corto” para satisfacer sus demandas, que no especifica.

Según esto, la NSA pagó 15,5 millones de libras (17,7 millones de euros) para llevar a cabo la reforma de la otra sede que el GCHQ tiene en Bude (norte de Cornualles), donde se interceptan comunicaciones procedentes de cables transatlánticos que contienen tráfico de datos por internet.

Los documentos revelan que el centro británico se vanagloria cuando proporciona información secreta “valiosa” a EEUU. En uno de sus informes, la agencia británica se congratula de sus “contribuciones únicas” a la NSA durante la investigación de un ciudadano norteamericano responsable de un intento de atentado con coche bomba en Times Square (Nueva York), en 2010.

Estas últimas revelaciones se suman a otras muchas filtradas en los últimos meses sobre el espionaje digital de EEUU por el joven informático estadounidense que recibió hoy asilo temporal durante un año por parte de Rusia.

Tras revelar numerosa información confidencial sobre las actividades de espionaje de EEUU, Snowden huyó en un principio a Hong Kong y después viajó a Moscú, donde tuvo que permanecer en la zona de tránsito del aeropuerto hasta hoy, pues su país le revocó el pasaporte. EFE