Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Líder talibán dice que aún está dispuesto a hablar

Un taliban de un grupo extremista sostiene un arma. Foto de Archivo, Noticias Ecuador.

Afganistán (AP) — El solitario líder del Talibán dijo el martes que su grupo estaba dispuesto a iniciar negociaciones de paz, pero hizo un nuevo llamado a que haya más ataques de sus seguidores, incluso de aquellos soldados y miembros de las fuerzas de seguridad del gobierno afgano que ocasionalmente han abierto fuego contra tropas extranjeras aliadas.


Publicidad

En un mensaje de correo electrónico de gran alcance, el mulá Mohamad Omar culpó a Estados Unidos y al gobierno afgano por el descarrilamiento de las conversaciones hace dos meses.

También hizo un llamado a los afganos a boicotear las elecciones presidenciales del próximo año, describiéndolas como manipuladas por Estados Unidos.

En un mensaje emitido antes de la festividad Eid al-Fitr, que marca el final del mes sagrado islámico del Ramadán, el jefe de la insurgencia afgana, que es tuerto, instó al ejército y a la policía a voltear sus armas contra las fuerzas extranjeras, funcionarios del gobierno y las tropas afganas que están cooperando con las fuerzas de la coalición presididas por Estados Unidos.

La política de larga data de los talibanes es continuar los ataques incluso mientras prosiguen las negociaciones.

El mensaje de cinco páginas fue enviado a las organizaciones noticiosas. El mulá Omar suele emitir estos mensajes para los dos días santos anuales conocidos como Eid.

En un tono conciliador en el resto del mensaje, negó que los insurgentes estuvieran tratando de monopolizar el poder en Afganistán y dijo que su grupo prefiere lo que describió como un “gobierno afgano integrador basado en los principios islámicos”.

Asimismo, hizo un llamado a los afganos para que no participen en los comicios del 5 de abril en los que se elegirá a un nuevo presidente y los consejos que regirán las 34 provincias de Afganistán, argumentando que las elecciones son “una pérdida de tiempo.”

El solitario líder no ha sido visto desde que, según informes, huyó de un poblado en el sur de Afganistán en motocicleta tres meses después de la invasión de Afganistán por Estados Unidos en octubre de 2001. No hay grabaciones de audio conocidas de su voz desde principios de 2002 ni fotos. Se comunica sobre todo mediante mensajes transmitidos por sus voceros.

En el mensaje, el mulá Omar repitió una demanda clave de Estados Unidos que abre el camino para las conversaciones de paz: prometió no utilizar Afganistán como base para amenazar a otros países, aunque no denunció abiertamente a al-Qaida, una de las condiciones originales establecidas por los Estados Unidos que fue abandonada temporalmente para que las conversaciones pudieran comenzar.