Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La cooperación alemana con la inteligencia de EEUU data del anterior gobierno

Berlín, 7 ago (EFE).- La cooperación entre la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU. y el espionaje germano se selló bajo el Ejecutivo anterior de Gerhard Schröder, en el que el ahora líder de la oposición socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, era ministro de la Cancillería, afirmó hoy el Gobierno.


Publicidad

Según explicó el portavoz gubernamental, Georg Streiter, el acuerdo entre la NSA y el servicio de inteligencia alemán BND se firmó en 2002 y en virtud de éste se estableció un centro de operaciones conjunto en Bad Aiblig, en Baviera.

El portavoz salió así al paso a las acusaciones procedentes de las filas socialdemócratas, que han imputado al gobierno de Angela Merkel una connivencia con las operaciones de espionaje masivo revelados por el exanalista de la CIA Edward Snowden.

El BND es uno de los tres departamentos del espionaje de Alemania -junto al de Interior o servicio de Protección de la Constitución y el espionaje militar o MAD- y está bajo la competencia directa del ministro de la Cancillería.

En el momento de firmarse el memorando aún vigente, el titular en la Cancillería era Steinmeier, quien fue ministro de Exteriores en la primera legislatura en gran coalición de Merkel, y ahora es líder del grupo socialdemócrata en el Parlamento.

La cooperación entre el BND y la NSA en ese centro conjunto de la citada localidad bávara será uno de los puntos a abordar en la reunión de la comisión de control parlamentario, el próximo lunes.

A esa reunión ha sido citado a declarar, a instancias de la oposición socialdemócrata, el actual ministro de la Cancillería y estrecho colaborador de Merkel, Ronald Pofalla.

El presidente de la comisión de control parlamentario, el socialdemócrata Thomas Oppermann, ha instado repetidamente a Pofalla a dar informaciones concretas sobre el alcance de la cooperación entre la NSA y el espionaje alemán.

Oppermann considera que, pese a las repetidas reuniones de ese departamento, a puerta cerrada y bajo condiciones de estricta confidencialidad, el gobierno de Merkel no ha dado respuestas satisfactorias a sus requerimientos de información.

Las demandas de la oposición se repiten desde hace nueve semanas, a raíz de las sucesivas informaciones difundidas por los medios sobre el programa de espionaje masivo PRISM desvelado por Snowden. EFE