Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Misión de la ONU irá a Damasco para estudiar ataques químicos

Damasco, 9 ago (EFE).- Una misión de expertos de la ONU tiene previsto viajar el próximo lunes a Damasco para investigar tres posibles casos de uso de armas químicas en Siria, informaron hoy a Efe fuentes de Naciones Unidas, que pidieron el anonimato.


Publicidad

Las fuentes dijeron que la misión de expertos independientes, encabezada por el profesor sueco Ake Sellström, llegará a Beirut el domingo y al día siguiente viajará por carretera hacia Damasco para comenzar las conversaciones con los sirios.

Naciones Unidas anunció el 31 de julio el envío de la misión “lo antes posible” para investigar tres denuncias de ataques químicos, tras llegar a un acuerdo con el Gobierno sirio después de meses de negociaciones.

Las fuentes consultadas detallaron que el equipo, compuesto de una decena de expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tiene pensado permanecer en Siria unas dos semanas.

El equipo de Sellström, antiguo inspector de armas químicas en Irak para la ONU, estaba listo desde el pasado mes de abril para entrar en Siria e investigar el posible uso de ese tipo de armamento, pero no había podido viajar al país por desacuerdos entre la organización internacional y el Gobierno sirio.

Para desbloquear la situación, la alta representante para Asuntos de Desarme de la ONU, Angela Kane, y Sellström visitaron Damasco el pasado 24 de julio para analizar con las autoridades sirias los detalles del despliegue del grupo de expertos de Naciones Unidas.

Tanto el régimen de Damasco como los rebeldes sirios se han acusado recíprocamente de emplear armas químicas, y ya en marzo Ban anunció que la ONU investigaría ese posible uso.

Uno de los lugares al que los investigadores accederán será la localidad de Jan al Asal, en la provincia septentrional de Alepo, donde, según el régimen, 26 personas murieron en marzo pasado en un supuesto ataque rebelde con sustancias químicas.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal agrupación opositora, acusó por su parte al régimen de ese ataque en Jan Asal y de otro similar con armas químicas en Ataiba, en la periferia de Damasco, lugar que la misión de la ONU podría visitar también.

Siria es uno de los siete países que no firmó la Convención sobre Armas Químicas de 1997.

Desde que se inició la guerra civil en el país árabe, en marzo de 2011, han muerto más de 100.000 personas y casi siete millones necesitan ayuda humanitaria de emergencia, según las últimas cifras de Naciones Unidas. EFE