Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Familiares de víctimas de la dictadura de Pinochet piden renuncia de general

Santiago de Chile, 21 ago (EFE).- Los familiares de víctimas de la dictadura chilena y el Partido Socialista (PS) solicitaron hoy la renuncia del general retirado Juan Emilio Cheyre a la presidencia del Servicio Electoral (Servel), en medio de acusaciones que lo vinculan en un caso de violación a los derechos humanos en 1973.


Publicidad

Mireya García, dirigente de la Agripación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) y la vicepresidenta del PS, Carola Rivero, entregaron una carta en el Servel en la que emplazan a Cheyre, que fue también comandante en jefe del Ejército chileno (2002-2006), a que deje el cargo “antes de que se lo pida el Gobierno”.

En la misiva también se solicita que el general retirado colabore en el esclarecimiento de nueve casos de mujeres desaparecidas que estaban embarazadas al momento de ser detenidas.

Cheyre, que durante su período como jefe del Ejército hizo un mea culpa por las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura pinochetista, ha sido criticado por haber entregado a un menor de dos años a un convento de monjas en 1973.

Los padres del niño, el argentino Bernardo Lejderman y la mexicana María Rosario Ávalos, fueron asesinados por un piquete de soldados en Vicuña, en el norte deChile, poco después del golpe militar de 1973.

El hijo de ambos, Ernesto Lejderman, y Cheyre se confrontaron el martes en un programa del Canal TVN, ocasión en que el hijo del matrimonio asesinado instó al general a romper los pactos de silencio y decir la verdad, mientras Cheyre reiteró que sólo supo la verdad de lo ocurrido en 1998.

El exjefe militar, que era teniente en 1973, dijo que se limitó a entregar el bebé a las monjas por orden superior.

Mireya García dijo hoy a los periodistas que tiene la esperanza de que los niños de las otras detenidas desaparecidas hayan nacido y sido entregados a otras familias, como en el caso de Ernesto Lejderman.

“Es un caso que ha sido denunciado durante muchos años, pero hoy día ha tenido una connotación especial precisamente porque Juan Emilio Cheyre es el presidente del Servel”, añadió García.

“El destino de los niños que eventualmente pudieran haber nacido de las nueve mujeres detenidas desaparecidas, nos obliga a exigir a Cheyre, en su condición de excomandante en jefe del Ejército, pero también a las Fuerzas Armadas en general, a que nuevamente intenten al menos decir la verdad al país”, enfatizó.

Añadió que la AFDD considera que la presencia de Cheyre en la presidencia del Servel “es un contrasentido que no contribuye al fortalecimiento de la democracia y que lo deseable y lo sano sería que él tomara la decisión de separarse de esta institución”.

En tanto, la vicepresidenta del PS, Carola Rivero, dijo que en la carta también le piden a Cheyre “que tenga un verdadero acto de humanidad. Que si tiene información que la entregue, que rompa este pacto de silencio, que tenga un poco más de sensibilidad”.

Agregó que en la carta también se solicita al actual Comandante en jefe del Ejército chileno, Juan Miguel Fuente-Alba, que abra un periodo de investigación, acerca de la posible entrega de niños o recién nacidos en adopción o cualquier forma de custodia durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Consultadas si pedirán al gobierno de Sebastián Piñera que destituya a Cheyre, señalaron que “es él el que tiene que tomar la decisión de separarse de esta institución que pertenece a todos los chilenos y que regula la acción más democrática y republicana del país”. EFE