Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los líderes del G20 visitan el Palacio de Pedro I antes de la cena informal

San Petersburgo (Rusia), 5 sep (EFE).- Los líderes del G20 se desplazaron hoy al Palacio de Peterhoff, antigua residencia de Pedro El Grande en las afueras de San Petersburgo, donde pasearon antes de la cena informal en la que abordarán la situación en Siria.


Publicidad

Los jefes de Estado y de Gobierno de las principales economías desarrolladas y emergentes del mundo llegaron en dos autobuses a la residencia palaciega, situada a orillas del Golfo de Finlandia, procedentes del Palacio de Constantino, sede de la cumbre.

Además de admirar la suntuosidad del recinto, uno de los destinos favoritos de los turistas extranjeros que visitan la antigua capital imperial rusa, asistieron a un fragmento del popular ballet “Ruslán y Liudmila” junto a las famosas fuentes doradas de Peterhoff.

El anfitrión, el presidente ruso, Vladímir Putin, encabezaba la comitiva junto a su colega argentina, Cristina Fernández, que mantenían una viva charla, según las agencias locales.

Los únicos ausentes fueron el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la líder brasileña, Dilma Rousseff, que decidieron mantener una reunión bilateral para hablar sobre espionaje, por lo que llegaron con varios minutos de retraso.

Seguidamente, según la agencia oficial RIA-Nóvosti, los líderes cenarán en el restaurante “Estrella del Báltico”, a orillas del Golfo de Finlandia, una lengua del mar Báltico.

Durante la apertura de la cumbre del G20, Putin propuso a los líderes del G20 abordar durante la cena informal la situación en Siria.

“Varios de los participantes me han pedido que se les dé la posibilidad de discutir otros temas muy importantes y graves de política internacional que no figuraban en un primer momento en nuestro plan, en particular, la situación en Siria”, dijo el presidente ruso.

Rusia y China se oponen categóricamente a una acción militar contra Siria que no cuente con el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU y consideran que el Congreso estadounidense no tiene poder para autorizar un ataque contra Damasco.

Putin ha advertido de que cualquier ataque que no cuente con el visto bueno de la ONU sólo puede considerarse una agresión, mientras la Cancillería china afirmó hoy en ésta antigua capital imperial rusa que la guerra no es la solución a la crisis siria.

Por su parte, Obama se propone recabar en San Petersburgo todo el apoyo para una coalición que por el momento solo cuenta con el respaldo de Francia, Turquía, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait.EFE