Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ministro venezolano cree que “sabotaje” en refinería es parte de guerra económica

Foto de Archivo: La República

El ministro venezolano de Petróleo, Rafael Ramírez, dijo este lunes que “el sabotaje” al que atribuye la explosión y el incendio hace un año en la refinería de Amuay (noroeste) es parte de la “guerra económica” que estima libra “la derecha irracional”.


Publicidad

Esta guerra económica es vital para la derecha irracional que nos odia (…) a la que le digo que ya basta de agredir“, señaló Ramírez en una exposición de tres horas para detallar el informe del suceso del 26 de agosto de 2012 en Amuay, que dejó 47 muertos y 135 heridos.

Varias tuercas y tornillos de una unidad distribuidora de gases “fueron aflojados de forma intencional; está demostrado que fue algo que se hizo subrepticiamente”, remarcó el funcionario y cifró las pérdidas en 1.100 millones de dólares, incluido el costo de 3.400 viviendas afectadas en áreas aledañas.

“Basta de agredir a nuestra industria petrolera, a nuestra nación, pero si no lo entienden, el mensaje está claro: sabremos defender hasta las últimas consecuencias” la industria petrolera, “vanguardia de la estabilidad del país”, subrayó.

El ministro pidió a los trabajadores petroleros “estar alertas y no confiarse”, porque “estamos enfrentando un enemigo muy agresivo”.

“No es primera vez que esto nos pasa; tenemos la triste experiencia del sabotaje petrolero” de 2002 y 2003, añadió en alusión a una huelga que buscó infructuosamente la renuncia del entonces presidente Hugo Chávez, fallecido hace seis meses.

Venezuela “no está sometido a una agresión nueva; ha estado sometido sistemáticamente desde el 2002 a una agresión contra nuestro pueblo, nuestras Fuerza Armada y contra la industria petrolera”, lo que reviste “un ataque brutal de la extrema derecha vinculada a los intereses más terribles”, enfatizó.

Ramírez dijo que se trata de un “un ataque combinado y permanente” que forma parte de “una guerra económica” en busca de acabar con la Revolución Bolivariana iniciada por Chávez y que ahora lidera su heredero político, el presidente Nicolás Maduro.

Maduro ha dicho que la que se conoce como la peor tragedia de la historia petrolera reciente venezolana fue obra de “un sabotaje de sectores desesperados” que así creyeron que triunfarían en las elecciones de octubre de 2012, en las que Chávez ganó una nueva reelección.

Dirigentes de la oposición venezolana han rechazado las acusaciones y han mostrado otro informe que atribuyó el hecho a “negligencia gerencial” derivada de “falta de inversión y mantenimiento”, lo que este lunes volvió a ser descartado y negado por Ramírez. EFE