Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Una cadena de atentados devuelve la amenaza de Al Qaeda al sur de Yemen

Saná, 20 sep (EFE).- Una cadena de atentados supuestamente cometidos por grupos vinculados con la red Al Qaeda causó hoy la muerte de al menos 31 policías y militares y devolvió el espectro del terrorismo yihadista al sur de Yemen.


Publicidad

Según el Ministerio de Defensa y fuentes de la seguridad yemení consultadas por Efe, en los cuatro ataques, que se produjeron de manera consecutiva en diferentes lugares del sureste yemení, otros 26 efectivos de la Policía y el Ejército resultaron heridos y cuatro de ellos fueron secuestrados.

Esta oleada de ataques, supuestamente coordinados, suponen la mayor ofensiva del terrorismo yihadista en lo que va de año en esta zona del depauperado país árabe, que en los últimos meses había conseguido acabar con varios de los feudos de Al Qaeda.

En el primer ataque, al menos ocho reclutas de la Policía perdieron la vida después de que una comisaría fuese atacada por supuestos miembros de Al Qaeda en la ciudad suroriental de Azan, a 570 kilómetros de Saná, en la provincia de Shabua.

Los presuntos terroristas atacaron con explosivos a primera hora los locales policiales de Azan y abrieron fuego contra los agentes de las fuerzas especiales del Ministerio del Interior con armas automáticas.

Una fuente de la seguridad aseguró que en el ataque a la comisaría de Azan los agresores secuestraron, además, a cuatro reclutas y robaron cuatro vehículos de la policía.

En un segundo atentado, un terrorista suicida detonó un coche bomba en una base militar en el distrito meridional de Radum y causó la muerte de 16 soldados.

Mientras, el Ministerio de Defensa informó también de dos ataques casi simultáneos contra puestos militares en la carretera entre las provincias meridionales de Shabua y Hadramut, pero sin determinar si hubo muertos ni el número de heridos en los atentados.

Una fuente de la seguridad reveló a Efe que siete militares perdieron la vida en esos dos ataques a los controles militares.

Según Defensa, las tropas impidieron un atentado suicida con un coche bomba en esa misma carretera que une las provincias de Shabua con Hadramut, al disparar contra el vehículo.

El terrorista se dirigía a una planta de exportación de gas licuado administrada por la trasnacional Total en el muelle de Beljas, próximo a Azan y Radum.

Al Qaeda en la Península Arábiga, considerada la rama más activa de la organización, aumentó su actividad en Yemen por la inestabilidad del país desde enero de 2011, cuando comenzaron las revueltas populares contra el entonces presidente, Ali Abdalá Saleh, que traspasando el poder al mandatario provisional, Abdo Rabu Mansur el Hadi.

En este tiempo, ha habido varios atentados contra responsables gubernamentales y, el pasado 31 de agosto, hombres armados dispararon contra el convoy del primer ministro, Mohamed Salem Basandawa, que salió ileso de la agresión.

Sin embargo, una gran ofensiva de las tropas yemeníes durante 2012, con el apoyo de aviones no tripulados estadounidenses, contra los bastiones yihadistas, principalmente en la provincia sureña de Abián, había reducido seriamente la capacidad operativa de Al Qaeda y su grupo afiliado Ansar al Sharia.

Hace cuatro días, Yemen recibió dos aviones de reconocimiento de Estados Unidos dentro de la ayuda de Washington a las Fuerzas Armadas yemeníes para mantener la seguridad del país y luchar contra Al Qaeda.

Según la agencia estatal de noticias yemení Saba, el Gobierno estadounidense ofrecerá más aviones de vigilancia al Ejército de Yemen.

Sin embargo, la cadena de atentados de hoy demuestra que al Qaeda sigue siendo fuerte en el sur del país.

Los ataques de esta jornada son la mayor ofensiva terrorista contra las fuerzas de seguridad yemeníes desde que, en mayo de 2012, un suicida hizo explotar un cinturón bomba en medio de un desfile militar en Saná y causó la muerte de al menos 86 personas. EFE