Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama condena asalto en Kenia en medio de expectativas de reunión con Rohaní

Naciones Unidas, 23 sep (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, condenó hoy el “terrible” asalto en un centro comercial de Nairobi, que dejó al menos 62 muertos, y ofreció su apoyo a Kenia en medio de las expectativas de una posible reunión con su homólogo iraní, Hasan Rohaní, cuando ambos coincidan este martes en la ONU.


Publicidad

Obama llegó hoy a Nueva York para intervenir mañana ante el pleno de la Asamblea General, y su agenda comenzó este lunes con una reunión con el presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, y un acto con representantes de la sociedad civil.

“Quiero expresar personalmente mis condolencias no solamente al presidente (Uhuru) Kenyatta, quien perdió a algunos miembros de su familia en ese ataque, sino también al pueblo keniano”, dijo Obama al inicio de su reunión con Jonathan sobre el asalto al centro comercial Westgate de Nairobi.

El mandatario también expresó su confianza en que Kenia, país donde nació su padre, “se recobrará” de esta tragedia, perpetrada por miembros de la milicia radical islamista somalí Al Shabab.

Además, condenó la “clase de violencia sin sentido” que grupos como Al Shabab representan y agregó que EE.UU. seguirá trabajando en África y en todo el mundo para asegurarse de “desmantelar” este tipo de organizaciones.

Obama prevé hablar sobre el asalto del Westgate en su discurso de este martes ante la Asamblea General de la ONU, que será el quinto desde su llegada a la Casa Blanca en 2009.

“Creo que será un asunto que surgirá no solo durante su discurso, sino también en algunas de sus conversaciones en Nueva York. El hecho es que Al Shabab es precisamente el tipo de asunto que afrontamos cada vez más”, explicó a los periodistas Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional de Obama.

El discurso de Obama girará en torno a la necesidad de que la comunidad internacional actúe ante el uso de armas químicas en Siria, según ha adelantado la Casa Blanca.

Tras el acuerdo en Ginebra para destruir el arsenal químico sirio, EE.UU. busca ahora una resolución que invoque el Capítulo 7 de la Carta de la ONU, que abriría la puerta a sanciones o incluso al uso de la fuerza en caso de que el régimen de Bachar al Asad no cumpla con los términos del pacto.

En un contexto más general, Obama instará también al respeto de “los principios democráticos” en los países que siguen inmersos en transiciones a raíz de la Primavera Árabe, como Egipto.

Asimismo, hablará del programa nuclear de Irán y de las perspectivas para una resolución del asunto en caso de que demuestren que sus objetivos son pacíficos.

Los gestos de acercamiento de Irán vistos en los últimos días han generado expectativas de un posible encuentro entre Obama y Rohaní, no programado pero tampoco descartado por completo por la Casa Blanca.

“Estamos abiertos a comprometernos con el Gobierno iraní a muchos niveles, siempre y cuando sigan comprometiéndose y atendiendo a las preocupaciones de la comunidad internacional sobre su programa nuclear”, sostuvo hoy Rhodes.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Javad Zarif, se verán el jueves en la ONU en lo que será la reunión bilateral de más alto nivel entre ambos países desde 1979.

Mientras, los senadores Bob Menéndez (demócrata) y Lindsey Graham (republicano) urgieron hoy a Obama a que aproveche su discurso ante la ONU para presionar a Irán a que demuestre con “hechos” su seriedad sobre el desarme nuclear.

“Irán no es un amigo cuya palabra podemos tomar como una promesa. La prueba de la seriedad iraní debe ser una acción verificable para eliminar su programa de armas nucleares, incluyendo el cumplimiento de los mandados de cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”, afirmaron Menéndez y Graham en una carta.

Por otro lado, en su encuentro con representantes de la sociedad civil, Obama criticó, sin mencionar a ningún país, a los gobiernos que están aprobando leyes para “reprimir a la sociedad civil”.

“Estamos viendo nuevas y frágiles democracias que toman medidas enérgicas contra la sociedad civil”, denunció.

El camino no siempre es “fácil”, como demuestran las “convulsiones” surgidas a raíz de la Primavera Árabe, pero “a largo plazo todos estaremos mejor” si las personas con discapacidad, los homosexuales o las minorías étnicas “tienen una voz y su dignidad es respetada”, reflexionó.

Obama se reunió también a puerta cerrada con el personal de la misión de EE.UU. y sus familias, y esta noche será el anfitrión de la tradicional recepción a los jefes de Estado y de Gobierno que visitan Nueva York con motivo de la Asamblea General. EFE