Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los inspectores abandonan Siria y preparan informe final sobre armas químicas

Naciones Unidas, 30 sep (EFE).- La ONU confirmó hoy que su equipo de inspectores abandonó ya Siria después de seis días investigando el resto de “denuncias creíbles” sobre el uso de armas químicas en ese país desde que estalló el conflicto hace dos años y medio.


Publicidad

“Los inspectores del profesor (Ake) Sellstrom han puesto fin a su trabajo en Siria después de seis días de investigación y ahora han entrado en la última fase en la que completarán su informe final”, afirmó hoy ante la prensa el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

El portavoz confirmó que la misión de expertos “no visitó” sobre el terreno la localidad de Jan Al Asad, en la provincia de Alepo, donde el régimen de Bachar al Asad denunció un ataque químico de los rebeldes en marzo pasado.

En todo caso, Nesirky aseguró que los inspectores han podido “hacer su trabajo”, consistente en recoger pruebas y hablar con supervivientes y el personal médico, “y ahora procederán a completar su informe final”.

“No es necesario ir a los sitios para recoger información de diferente tipo, han hablado con supervivientes y consultado informes médicos”, subrayó Nesirky, quien añadió que “el paso del tiempo” hace que sea “más difícil” recolectar evidencias sobre el terreno.

El portavoz reiteró que el mandato de los inspectores concluirá una vez que elaboren su informe final, descartó que vayan a volver a Siria, y dijo que el informe final incluirá también sus conclusiones sobre el ataque del 21 de agosto a las afueras de Damasco.

Preguntado por la intervención de hoy del ministro de Exteriores sirio ante la Asamblea General, en la que denunció que fue EE.UU. quien limitó el mandato de los inspectores, el portavoz se limitó a responder que la ONU consideró que era el camino correcto.

“El secretario general (Ban Ki-moon) dejó claro desde un primer momento que creía que ese era el paso correcto y lo sigue creyendo, que había que determinar si se usaron armas químicas, no quién las usó contra quien”, añadió.

Por otro lado, el portavoz de la ONU confirmó que Ban se reunió la semana pasada con el líder de la oposición siria en un encuentro “privado” que se celebró en la residencia del secretario general para continuar con los preparativos de la cumbre de Ginebra.

La reunión con Ahmed Al Jarba, presidente de la Coalición Nacional Siria, tuvo lugar en la residencia del secretario general “el sábado por la noche” y se organizó “con poco tiempo” y por eso “no se informó a la prensa”, según detalló el portavoz.

Por otro lado, Nesirky explicó que una misión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ha viajado a Siria para comenzar una “operación conjunta” con la ONU para verificar el arsenal químico sirio y su posterior destrucción.

El portavoz detalló que se trata de un equipo “de avanzada” que ha viajado a Damasco para preparar el terreno para una misión más grande que tendrá “mucho trabajo por delante en las próximas semanas y meses”.

Preguntado por una resolución humanitaria en la que trabajan Australia y Luxemburgo, el portavoz de la ONU dijo que tras el texto aprobado el viernes por el Consejo de Seguridad, toca centrarse en la situación humanitaria y la búsqueda de una salida política.

“El secretario general ya ha dejado claro que debemos capitalizar el momento para atender la dimensión humanitaria de esta crisis, de ahí que haya exigido a las partes que permitan el acceso de la ayuda humanitaria”, añadió.

Así, insistió en pedir tanto al régimen como a la oposición que levante “todos los obstáculos”, y dijo que el secretario general apoya el envío de un equipo de expertos en derechos humanos para supervisar la situación en Siria.

“Hay disposición en la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y el secretario general cree que pueden jugar un papel muy importante para reportar cualquier violación de los derechos humanos en Siria”, concluyó. EFE