Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Inspectores buscan armas químicas en Siria

BEIRUT, Líbano (AP) — Los inspectores internacionales encargados de supervisar la destrucción de las armas químicas sirias abandonaron este miércoles su hotel en Damasco para iniciar su tarea, mientras en los confines de la capital se libraban intensos combates.


Publicidad

La misión de los inspectores —respaldada por una resolución del Consejo de Seguridad que estipula la destrucción del arsenal sirio de armas químicas para mediados del 2014— encara el plazo más rígido dado a los especialistas de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas.

No se aclaró a dónde se dirigían los inspectores, que llegaron ayer a Siria del vecino Líbano, al abandonar su hotel en el centro de Damasco. Su tarea tiene lugar en medio de intensos combates.

En el norte de Damasco, los enfrentamientos entre la tropa siria y combatientes vinculados con Al Qaeda causaron la muerte de por lo menos 12 soldados y milicianos que apoyan al gobierno, dijeron hoy varios activistas.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que los 12 fallecieron el martes en el distrito Barzeh de la capital.

Los enfrentamientos en Barzeh comenzaron el lunes, cuando el ejército lanzó una operación para expulsar a los rebeldes, incluyendo los combatientes de Jabhat al-Nusra, vinculados con Al Qaeda.

El Observatorio dijo que la oposición ha tratado de capturar el área durante meses en un intento por ganar la capital, el lugar donde se concentra el poder del régimen del presidente Bashar Assad.

Por lo menos 19 soldados gubernamentales han muerto en Barzeh desde el lunes — incluyendo 12 el martes — y varias decenas más resultaron heridos, según el Observatorio. Los insurgentes, en su mayor parte de la organización ligada a Al Qaeda Jabhat al-Nusra, también sufrieron pérdidas, pero no las anunciaron, según el Observatorio.

La lucha ilustra los enormes desafíos que encaran los inspectores — un equipo de avanzada de 19 de la entidad con sede en Holanda y 14 miembros de la ONU — para concluir pronto su cometido.

En una semana, un segundo grupo de inspectores se unirán a los primeros para formar equipos que acudirán a diferentes lugares.

Disponen de nueve meses para localizar, desmantelar y eliminar un arsenal de unas 1.000 toneladas de armas químicas de Assad.

Los especialistas de La Haya, sede de la entidad, dijeron el domingo que la prioridad de los inspectores es ayudar a Siria a suprimir su capacidad para elaborar armas químicas antes del primero de noviembre, usando todos los medios posibles.

Algunos de los inspectores examinarán la declaración inicial de Siria de las armas y componentes químicos que tiene y su ubicación. Otros planificarán la logística para visitar todos los lugares en la que están presuntamente almacenadas los componentes químicos o las armas.

Podrán realizar visitas sorpresivas a los lugares que sospechen puedan contener armas no declaradas, y la resolución de la ONU indica que deben disfrutar de acceso irrestricto.

La misión de los inspectores es una consecuencia del mortífero ataque del 21 de agosto con armas químicas contra la oposición en los suburbios de Damasco.