Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

NSA recopiló durante dos años localizaciones de celulares de estadounidenses

Washington, 2 oct (EFE).- La Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por su sigla en inglés) recopiló durante dos años, entre 2010 y 2011, localizaciones de teléfonos celulares de estadounidenses a través de un programa piloto que después decidió eliminar.


Publicidad

El diario The New York Times reveló hoy la existencia de ese programa, confirmada poco después en una audiencia ante el Comité de Inteligencia del Senado por el propio director de la NSA, el general Keith Alexander.

Según Alexander, la NSA puso en marcha ese programa para probar la capacidad de sus sistemas para el manejo de datos, pero la información recopilada no se usó para ningún propósito ni para análisis de inteligencia.

De haber decidido continuar con ese programa más allá de su versión piloto, la NSA habría buscado primero la aprobación de la corte encargada de autorizar la aplicación de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (Fisa), agregó Alexander.

Lo que el general calificó hoy de “erróneo” e “inexacto” fue otro artículo de The New York Times, publicado el pasado fin de semana, sobre que la NSA ha usado desde 2010 su recolección masiva de datos para crear una serie de gráficos que ilustran las relaciones sociales de algunos estadounidenses, una práctica que antes solo aplicaba a extranjeros.

La agencia comenzó a permitir en noviembre de 2010 que los datos procedentes de llamadas telefónicas y correos electrónicos que recopilaba se usaran para estudiar los lazos de estadounidenses con sospechosos en el extranjero, según documentos proporcionados al diario por el excontratista de la NSA Edward Snowden.

Snowden, asilado actualmente en Rusia, fue precisamente quien sacó a la luz hace unos meses la existencia de los programas secretos de la NSA para la vigilancia masiva de las comunicaciones de estadounidenses y extranjeros sospechosos de terrorismo.

El espionaje de la NSA traspasó fronteras y afectó a Gobiernos de países aliados como Brasil y México.

Hoy, en la audiencia ante el Senado, tanto Alexander como el Director Nacional de Inteligencia (DNI), James Clapper, defendieron la necesidad de esos programas de espionaje como herramienta para la lucha antiterrorista de Estados Unidos.

“No espiamos a nadie salvo con fines válidos de inteligencia extranjera”, subrayó Clapper. EFE