Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Miles de japoneses ayudan a reforestar la costa arrasada de Fukushima

Tokio, 7 oct (EFE).- Cerca de 3.000 voluntarios han comenzado las labores para repoblar con 20.000 árboles la costa de la provincia de Fukushima, arrasada por el tsunami de 2011, informó hoy la cadena pública NHK.


Publicidad

La reforestación comenzó con una ceremonia en memoria de las víctimas en la ciudad de Minamisoma, localidad muy cercana a la central nuclear de Fukushima que redujo su población en cerca de un 35 por ciento tras el tsunami, y contó con la participación de famosos, como algunas integrantes del popular grupo de Pop AKB48.

El tsunami borró unos 230 kilómetros de costa del noreste y destruyó más de 3.600 hectáreas de bosques, que antes de la tragedia servían de barrera natural entre el mar y las poblaciones costeras.

Los organizadores separaron a los voluntarios en dos grandes grupos que comenzaron a replantar la costa con pequeños árboles a unos 200 metros del mar, en un área en la que actualmente se construye un dique como protección adicional, detalló la NHK.

Para la fabricación del muro de contención, el ayuntamiento de la localidad utiliza toneladas de escombros como madera y partes de casas y edificios arrasados por el tsunami que causó cerca de 18.500 muertos o desaparecidos.

El consistorio espera que los árboles alcancen una altura de 10 metros en un periodo aproximado de 10 años, con el fin de que el bosque vuelva a servir para salvar vidas en caso de que se produzca un nuevo tsunami, ya que debilitará la fuerza y velocidad de la gran masa de agua.

“Hemos plantado los árboles y rezado porque el bosque nos proteja a todos de un tsunami”, aseguró una de las participantes, de 12 años, a la televisión.

Al igual que Minamisoma, otras zonas del noreste también han comenzado a repoblar la costa, como en la provincia de Miyagi, la más afectada por la catástrofe, donde los vecinos hacen esa labor desde marzo de 2012 en su litoral, convertido en un páramo de lodo y escombros tras el tsunami.

El plan en Miyagi es plantar cerca de 500.000 semillas de pino negro japonés en la costa para proteger la zona, transformar la tierra estéril en campos fértiles de cultivo y dar trabajo a las comunidades de afectados. EFE