Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irán, optimista y dispuesto a alcanzar un acuerdo sobre su plan nuclear

Ginebra, 9 oct (EFE).- El presidente del Parlamento de Irán y anterior negociador nuclear, Ali Larijani, afirmó hoy que su país tiene la “firme voluntad” de lograr un acuerdo global sobre su programa nuclear y se mostró “optimista” respecto a las conversaciones con el grupo 5+1 de la próxima semana en Ginebra.


Publicidad

Larijani precisó que este encuentro abre una “nueva oportunidad” para que las partes enfrentadas por el plan nuclear de Irán “restablezcan su confianza”, lo que valoró como un primer paso fundamental para una “solución política” al conflicto que “ahora sí es posible”.

“Países que hasta hace poco eran partidarios de sanciones y amenazas contra mi país ahora abogan por una solución política al asunto. Es un cambio muy positivo”, declaró hoy en Ginebra en una rueda de prensa.

El presidente allanaba así el camino de cara a las negociaciones que se celebrarán los días 15 y 16 de octubre en Ginebra con el grupo 5+1, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, EEUU, Francia, el Reino Unido y Rusia) más Alemania, con el fin de avanzar en una solución por la vía diplomática.

Aunque Larijani se mostró satisfecho con esta “nueva atmósfera propicia al diálogo”, no dio detalles sobre si el régimen iraní estaba dispuesto a hacer concesiones respecto a su programa de enriquecimiento de uranio.

“Si hay una voluntad política clara de las dos partes, no debería ser complicado lograr una solución”, indicó.

Precisamente, lo que está en juego en el encuentro en Ginebra es la búsqueda de un acuerdo que permita a Irán mantener su acceso a la tecnología nuclear, pero sujeto al compromiso del país de renunciar a las armas atómicas.

Sobre esta cuestión, Larijani recordó que el Gobierno iraní ya ha expresado “en múltiples ocasiones” que no tiene intención de construir la bomba atómica -principal temor de Occidente-, pero insistió en su “derecho” a llevar a cabo su programa nuclear con fines pacíficos.

“No tenemos nada que esconder y estamos a favor de la transparencia. Permitimos que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (con sede en Viena) instalara cámaras de vigilancia en nuestras instalaciones nucleares”, subrayó.

“Lo que no nos parece justo es que se tomen medidas internacionales pensadas sólo contra Irán”, matizó.

Las conversaciones de la próxima semana en Ginebra se producen en un momento de optimismo sobre un posible acercamiento de Irán y la comunidad internacional, sobre todo con EEUU.

La tensa relación entre ambos países vivió un punto de inflexión importante hace dos semanas cuando se produjo la histórica conversación telefónica entre el presidente de EEUU, Barack Obama, y de Irán, Hasan Rohaní, la primera entre los máximos líderes de ambos países desde la Revolución Islámica de 1979, que trató precisamente sobre la cuestión nuclear.

La llegada al poder de Rohaní, el pasado agosto, creó un clima diplomático más conciliador, ya que es visto por EEUU como un reformista moderado que ha tendido la mano a Occidente y como un interlocutor más accesible que su antecesor, Mahmud Ahmadineyad.

Tras el acercamiento de posturas con EEUU, el principal escollo de Irán para restablecer sus relaciones con la comunidad internacional es Israel, que acusa al régimen del Ayatolá Jamenei de mostrarse dispuesto al diálogo sobre su plan nuclear sólo para eludir las sanciones económicas.

Unas sanciones que, según Larijani, han costado a Irán cerca de 10.000 millones de dólares. EFE