Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fujimori luce desmejorado en nuevo juicio por corrupción

LIMA, Perú (AP) — Despeinado, sin corbata y sin anteojos, el ex presidente Alberto Fujimori, sentenciado por crímenes de lesa humanidad y corrupción, afrontaba este jueves el inicio de su quinto juicio por supuestamente desviar millonarios fondos públicos para financiar tabloides amarillistas que apoyaron su segunda reelección entre los años 1998 y 2000.


Publicidad

No obstante la primera sesión se suspendió tras 45 minutos de iniciada hasta el lunes 28 de octubre luego que la defensa de Fujimori pidió que el ex mandatario sea juzgado por la Corte Suprema y no por la actual Cuarta Sala Penal Liquidadora, un pedido que para analistas consultados por la AP, no procede de acuerdo a las leyes peruanas.

Es el segundo pedido del abogado del exmandatario, William Castillo, para remover a las juezas Aissa Mendoza, Abigail Colquicocha y Carolina Lizárraga. La última semana Castillo pidió cambiar a las juezas por supuesta imparcialidad.

Fujimori, 75 años, con un mechón de cabellos cayéndole por la cara, vestido con camiseta blanco y suéter azul, ingresó arrastrando sus zapatos marrones hasta su silla de acusado donde tomó una pastilla y se midió la presión sanguínea con un tensiómetro apuntando los resultados en un cuaderno.

Su imagen era opuesta a la de 2009 cuando fue sentenciado a 25 años de prisión por crímenes contra los derechos humanos, época en la que vestía elegantes ternos, vistosas corbatas y zapatos negros brillantes.

“Es show mediático”, dijo a periodistas el procurador anticorrupción Julio Arbizu al término de la sesión inaugural.

La Fiscalía sostiene que Fujimori conoció y permitió el desvío de 122 millones de soles (43 millones de dólares) del presupuesto de las Fuerzas Armadas al Servicio de Inteligencia, dirigido por su entonces hombre de confianza Vladimiro Montesinos para financiar a diarios que demolieron a los enemigos del gobierno y realizaron propaganda para su reelección.

La pena máxima para el delito de peculado, del que se acusa a Fujimori, es de 8 años, pero si fuera condenado, ello no significará ningún aumento de su tiempo en prisión, ya que en Perú las penas no se acumulan sino que prevalece la mayor.

*Foto tuiteada por diario @elcomercio de Perú