Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Japón aprueba desmantelar planta nuclear averiada

TOKIO (AP) — Las autoridades normativas japoneses aprobaron este miércoles la retirada de barras de combustible de un tanque de enfriamiento en un edificio de un reactor dañado y considerado el mayor riesgo en la averiada planta nuclear.


Publicidad

El retiro de las barras de combustible del tanque de enfriamiento de la Unidad 4 es el primer paso importante en un proceso de desmantelamiento que se espera dure decenios en la planta Fukushima Dai-ichi, donde tres reactores se fisionaron tras el sismo y tsunami de marzo de 2011.

La Autoridad de Normación Nuclear indicó en su reunión semanal que la propuesta de la compañía que opera la planta, Tokyo Electric Power Co. (TEPCO), es apropiada y que el retiro puede iniciarse en noviembre, como estaba planeado.

“Es un paso importante hacia el desmantelamiento”, dijo Toyoshi Fuketa, uno de los cinco comisionados de la Autoridad. “El retiro de las barras de combustible de la Unidad 4 puede reducir considerablemente el riesgo en la planta“.

El reactor de la Unidad 4 estaba desconectado cuando la planta fue golpeada por el desastre, pero el edificio sufrió daños por explosiones de hidrógeno y fuego. Sin embargo, las barras de combustible en el tanque se han manejado de manera correcta y pueden ser retiradas sin peligro, según funcionarios.

TEPCO ha reforzado la estructura alrededor del tanque y asegura que el edificio de la Unidad 4 puede resistir un terremoto de gran magnitud, pero el tanque del piso más alto de la unidad, que contiene 1.533 barras de combustible, ha causado preocupación a nivel internacional. Se espera que cerca de 200 de las barras sean las primeras en ser retiradas.

No obstante, el presidente de la entidad normativa, Shunichi Tanaka, advirtió que el retiro de las barras de combustible sería difícil debido al riesgo que representa por escombros que cayeron dentro del tanque durante las explosiones.

“Es una operación totalmente distinta que el retiro de barras de combustible normales de un tanque de combustible quemado”, dijo Tanaka en una conferencia de prensa. “Debe ser manejado de forma extremadamente cuidadosa y detenidamente supervisado. Uno nunca debe apresurarse ni forzarlo, porque de otra manera podrían quebrarse”.