Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Seis de cada diez surcoreanos ven a Japón como una amenaza militar

Seúl, 31 oct (EFE).- Más de un 60 por ciento de los surcoreanos consideran a Japón como una amenaza militar, mientras el país vecino suscita niveles de antipatía muy similares a los de Corea del Norte, según una encuesta publicada hoy por un instituto de investigación de Seúl.


Publicidad

El Instituto Asan de Estudios sobre Políticas, uno de los más prestigiosos de Corea del Sur, revela que un 62 por ciento de los surcoreanos se sienten militarmente amenazados por Japón, a pesar de que Seúl mantiene con ese país una alianza de defensa frente a la amenaza de Corea del Norte.

Los resultados de la encuesta ponen en evidencia que los surcoreanos mantienen una fuerte animadversión hacia Japón por los conflictos históricos y territoriales que a día de hoy siguen distanciando a ambos países.

Japón impuso entre 1910 y 1945 su dominio colonial sobre Corea, algo que sigue causando resentimiento, y Seúl sigue reclamando a Tokio mayores indemnizaciones y disculpas por la explotación sexual de jóvenes surcoreanas a manos del Ejército nipón durante los últimos años de ese período.

Además, los disputados islotes de Dokdo, controlados de facto por Corea del Sur pero reclamados por Japón, son un símbolo del fuerte nacionalismo surcoreano y canalizan el rechazo de muchos ciudadanos de este país hacia el histórico enemigo.

Con esto, la encuesta publicada hoy por el Instituto Asan en su apartado de relaciones exteriores reveló que la simpatía de los surcoreanos hacia Japón solo alcanza una media de 2,66 puntos sobre 10.

Destaca que esta cifra es poco más de una décima mayor que la relativa a Corea del Norte, país con el que el Sur mantiene constantes tensiones y al que los encuestados otorgaron un 2,43 sobre 10.

El sondeo del Instituto Asan de Estudios sobre Políticas fue realizada el pasado septiembre sobre una muestra de un millar de adultos de Corea del Sur. EFE