Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bolivia recordó a Chávez, Kirchner y Khadafi en el Día de los Difuntos

Bogotá, 1 nov (EFE).- La celebración de la festividad católica de Todos los Santos llenó hoy los cementerios latinoamericanos de personas deseosas de honrar a sus muertos, pero también hubo homenajes póstumos fuera de los camposantos como el brindado en Bolivia a Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Moamar El Gadafi.


Publicidad

En víspera del Día de Difuntos, el Gobierno boliviano instaló un altar de muertos en la sede del ministerio de Exteriores en La Paz dedicado a los tres líderes muertos.

Aunque menos conocidos que los altares de muertos de México, el país donde el Día de los Difuntos se celebra de manera más festiva e intensa, los llamados t’antawawas bolivianos reúnen los mismos elementos, como velas, flores, fotos, bebidas, frutas y panes.

La celebración del Día de Difuntos o de Muertos fue reconocida por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2003 y en ella se mezclan creencias prehispánicas y preceptos católicos.

Según las grandes civilizaciones anteriores al descubrimiento de América, en este día los muertos regresan del más allá para disfrutar de la compañía de sus seres queridos y los placeres terrenales.

En México no faltan los mariachis, las calaveras de azúcar y las flores de cempasúchil para rendir culto a las ánimas.

Para esta ocasión, el Gobierno mexicano instaló un altar en homenaje al grabador y dibujante José Guadalupe Posada, el creador de la “Catrina”, figura de la cultura popular del país que se usa tradicionalmente para burlarse de la muerte.

Los guatemaltecos, por su parte, celebran esta festividad en familia reunidos en los camposantos locales, en donde se adornan las tumbas con coronas elaboradas en papel y flores, además de compartir comidas y bebidas especialmente preparadas para la ocasión.

De manera especial, también se realizan festivales de barriletes (cometas) gigantes, que representan la vida después de la muerte.

Como es tradición, en la ciudad nicaragüense de Masaya se celebró hoy en honor a los muertos un baile en las calles con disfraces de “aparecidos”.

En Nicaragua la gente acudió este año de manera masiva a los cementerios, a pesar de la alerta roja sanitaria emitida por las autoridades a causa de una epidemia de dengue.

Los cementerios son lugares donde hay agua estancada en recipientes para colocar flores y es precisamente ahí donde el mosquito transmisor de la enfermedad pone sus huevos.

Por eso hoy de madrugada se realizaron fumigaciones en los principales cementerios de Paraguay, también afectado por una epidemia de dengue, y ya en horas de visita se repartió información sobre como prevenir la enfermedad.

En Perú, miles de personas han acudido a los cementerios a visitar a sus difuntos, algunas con instrumentos musicales, comida y cerveza para recordarles con su música preferida y brindar en su nombre.

En la sierra del país se suelen elaborar panes en forma de ángeles, niños y caballitos que llevan el nombre de “Tanta Wawa” (bebé de pan en quechua) para obsequiar a sus parientes y se colocan en los nichos en esta fecha.

Tradicionalmente en Ecuador se recuerda esta fecha con visitas al cementerio, en donde los indígenas suelen comer junto a las tumbas de sus familiares.

Lo más tradicional es la “colada morada”, hecha de hierbas aromáticas, harina de maíz fermentada por tres días, miel de panela (azúcar de caña), jugo de mora y mortiño y frutas en trozos como piña, babaco y frutillas.

En Honduras, centenares de personas, especialmente los afrodescendientes, suelen recordar a sus familiares muertos con fiestas a ritmo de punta, su música tradicional.

Este día también deja ingresos económicos a muchas familias pobres que ofrecen servicios de limpieza de sepulturas, pintura de lápidas y mausoleos, reparaciones de estructuras metálicas y cruces, flores y coronas.

En Bolivia, un albañil que se encontraba adecentando las sepulturas de un cementerio de Santa Cruz fue confundido este miércoles con un profanador de tumbas y murió linchado por un grupo de personas.

Los panameños y salvadoreños también acudieron a los cementerios a visitar y orar ante las tumbas o nichos de sus seres queridos, a los que se rinde tributo con ofrendas florales.

En Chile por primera vez hubo actividades artísticas en varios de los camposantos. de la capital, como exposiciones de pintura y talleres de literatura.

En el Cementerio Metropolitano de la capital chilena después de la últimas misa oficiada por el arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, quien afirmó que es bueno que la gente no se olvide de sus muertos y haga de esta fecha un día en que se pueda reunir toda la familia, miles de globos blancos fueron elevados al cielo como homenaje a los que reposan en paz en el lugar. EFE