Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Arafat habría muerto envenenado con polonio, según informe

El histórico líder palestino Yaser Arafat podría haber muerto envenenado con polonio, según los análisis de un laboratorio suizo cuyos resultados fueron revelados hoy por la cadena de televisión catarí Al Yazira.


Publicidad

Científicos del Instituto de Radiofísica del Hospital Universitario de Lausana hallaron niveles de polonio-210 radiactivo 18 veces superiores a lo normal en las muestras tomadas del cadáver de Arafat, señala el informe.

Cuando prácticamente se cumplen nueve años del fallecimiento de Arafat en un hospital militar de París a los 75 años, la causa de su muerte cobra de nuevo actualidad con estas informaciones, que se suman a otras ya publicadas por expertos suizos en octubre pasado en la revista médica “The Lancet” y que corroboran los resultados de un laboratorio en Moscú.

Según Al Yazira, que tuvo acceso a este informe de 108 páginas, los especialistas están seguros en un 83 por ciento de que el líder palestino fue envenenado con polonio y consideran “de forma moderada” que el polonio fue la causa de su muerte.

Los expertos precisan que se encontraron altos niveles de polonio en las costillas y la pelvis de Arafat, así como en la tierra sobre la que se colocó su cadáver, después de que científicos de Suiza, Francia y Rusia pudieran estudiar muestras tras la exhumación de los restos del líder palestino Arafat del mausoleo de la ciudad de Ramala.

Ante el posible envenenamiento de Arafat, la Autoridad Nacional Palestino (ANP) reaccionó con prudencia y cautela: declinó comentar las conclusiones del laboratorio suizo y dijo que sólo dará una respuesta oficial cuando le lleguen las conclusiones de las otras comisiones.

“Se convocará una rueda de prensa cuando llegue toda las información (…) La ANP no reaccionará hasta que le lleguen todas las conclusiones de las diferentes fuentes”, se limitó a decir a Efe el presidente de la Comisión Investigadora palestina a cargo del caso, Taufik Tiraui.

Israel, por su parte, calificó de “telenovela” la investigación para descifrar las causas de la muerte de Arafat.

“Esto no tiene nada que ver con Israel, ni tiene la más mínima credibilidad. Es otro episodio en la interminable telenovela entre Suha Arafat (viuda del histórico líder palestino) y la Autoridad (Nacional) Palestina”, dijo a Efe el portavoz de Exteriores, Igal Palmor.

La base científica de la investigación, añadió, está llena de “agujeros” porque no han investigado los lugares donde estuvo Arafat antes de fallecer en busca de trazas radiactivas ni se ha querido interrogar a los médicos que le rodearon en su lecho de muerte.

“Él no estaba enfermo, pero esto responde a todas nuestras preguntas”, dijo al canal televisivo la viuda de Arafat, que recibió una copia del informe.

Suha Arafat fue quien denunció la muerte de su esposo en julio de 2012 a un tribunal de la ciudad francesa de Nanterre, después de que el Instituto de Radiación Física de Lausana descubriera restos de polonio-210 en algunas ropas y utensilios más privados del líder palestino.

Arafat falleció el 11 de noviembre de 2004 en París, después de varias semanas de agonía en Ramala, donde llevaba cerca de tres años cercado por Israel.

El por aquel entonces primer ministro israelí, Ariel Sharón, le acusó de haber alentado la segunda Intifada (levantamiento) y lo declaró “irrelevante” como socio para la paz en 2001.

El rápido deterioro de la salud de Arafat y las acusaciones en ese sentido de su médico de cabecera de toda la vida, el jordano Ashraf Al Kurdi, alentaron todo tipo de teorías conspiratorias sobre un posible envenenamiento.

Arafat, fundador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), fue galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1994 junto a los israelíes Simon Peres e Isaac Rabin, un año después de la firma de los Acuerdos de Oslo para buscar una solución permanente al conflicto palestino-israelí. EFE