Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno de Morales dice que un 58% de la coca es legal

LA PAZ, Bolivia (AP) — Un 58% de la coca que se produce en Bolivia se destina a usos tradicionales en tanto el resto se transforma en cocaína, según un estudio del gobierno sobre el consumo legal de coca divulgado este miércoles.


Publicidad

Un 38% de los bolivianos –unos 3,08 millones de personas– son consumidores habituales: mastican hojas secas de coca, toman infusiones o la utilizan en medicinas caseras y prácticas culturales, dijo el ministro de Gobierno Carlos Romero en rueda de prensa.

El consumo global es de 20.690 toneladas al año que equivalen a 14.705 hectáreas de cultivo, añadió.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, que ayuda al gobierno en el monitoreo de los cocales, dijo en su informe de este año que en 2012 había 25.300 hectáreas cultivadas con de coca en Bolivia, equivalentes al 17,7% del área cultivada en los tres países andinos (Bolivia, Perú, Colombia), los mayores productores de coca y cocaína.

Aunque la producción de coca disminuyó en los últimos años y aumentó la confiscación de cocaína, el gobierno afronta un creciente narcotráfico, según diversos estudios.

El masticado de hojas secas, que actúa como un estimulante suave para disipar el hambre y el cansancio, es la práctica más común. Poco más de un millón de personas lo hacen, sobre todo los agricultores, comerciantes, mineros y albañiles.

El estudio sobre el consumo legal de coca fue financiado por la Unión Europea y hubo una fuerte presión de varios sectores para que el gobierno divulgara los resultados después de tres años.

El presidente Evo Morales, quien es todavía líder honorario de uno de los mayores sindicatos cocaleros, presentó primero el estudio el martes en la noche a los productores de coca, su principal base social.

El mandatario impulsó una campaña internacional que no encontró apoyo para que las Naciones Unidas retiraran de la Convención sobre Estupefacientes de 1961 la prohibición de masticar coca. Tampoco avanzó en la industrialización de la planta.

Nunca antes se hizo un estudio amplio sobre la coca, de la que dependen más de 40.000 personas y cuya producción representó el año pasado un valor estimado de 332 millones de dólares, 1,5% del Producto Interno Bruto boliviano, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Romero negó que los resultados hayan sido ajustados con los sindicatos cocaleros como sugirió la oposición política, uno de cuyos líderes dijo hace poco que no se necesita más de 6.000 hectáreas para uso tradicional.

“Hemos quedado satisfechos” con el estudio, dijo el dirigente cocalero Eliseo Zeballos tras la reunión privada con Morales.