Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Argentina termina el 2013 con la peor ola de calor del siglo

Buenos Aires, 31 dic (EFE).- Argentina despide el 2013 envuelta en la peor ola de calor del último siglo y en una crisis energética que enfrenta al Gobierno y a las compañías eléctricas por los persistentes cortes de luz que afectan a miles de ciudadanos.

Buenos Aires, 31 dic (EFE).- Argentina despide el 2013 envuelta en la peor ola de calor del último siglo y en una crisis energética que enfrenta al Gobierno y a las compañías eléctricas por los persistentes cortes de luz que afectan a miles de ciudadanos.


Publicidad

Según informó hoy el Servicio de Meteorología Nacional (SMN), se trata de la peor ola de calor registrada en el centro y norte de Argentina desde que comenzaron a sistematizarse las observaciones meteorológicas en 1906.

El SMN explicó que el fenómeno se debe “al dominio de altas presiones en niveles medios y altos de la atmósfera que impiden el avance de masas de aire más frías desde el sur”.

El calor comenzó a ceder esta madrugada en Buenos Aires y su área metropolitana, pero no así en el norte del país, en especial en la provincia de Santiago del Estero, donde se han registrado temperaturas de hasta 50 grados y al menos siete personas han muerto en los últimos días por causas relacionadas con las altas temperaturas.

En esta provincia, situada unos 1.100 kilómetros al norte de la capital argentina, centenares de personas han tenido que ser atendidas en los servicios de urgencias por insolaciones, golpes de calor, lipotimias y deshidratación, entre otros trastornos.

En el interior, los canales de riego y los pantanos, que habitualmente se destinan como bebederos para animales, son utilizados en la emergencia para atenuar el intenso calor, mientras que en la ciudad, sus habitantes acuden a piscinas y fuentes.

Asociado al calor intenso, Santiago del Estero sufre también una prolongada sequía, que está generando pérdidas importantes al sector agrícola y ganadero.