Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Brasil defiende rescate de memoria tras 50 años de golpe de Estado

Río de Janeiro, 31 mar (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, el Legislativo y movimientos de derechos humanos se unieron hoy para defender el rescate de la memoria de los crímenes de la última dictadura, en la víspera del cincuentenario del golpe de Estado que la instauró en 1 de abril de 1964.

Río de Janeiro, 31 mar (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, el Legislativo y movimientos de derechos humanos se unieron hoy para defender el rescate de la memoria de los crímenes de la última dictadura, en la víspera del cincuentenario del golpe de Estado que la instauró en 1 de abril de 1964.


Publicidad

“El día de hoy exige que nos acordemos y contemos lo que ocurrió. Le debemos eso a todos los que murieron y desaparecieron, a los torturados y perseguidos, a sus familias, a todos los brasileños”, afirmó la jefa de Estado en un discurso en el palacio de Planalto.

La presidenta, que fue torturada y pasó dos años arrestada por su militancia contra la dictadura, recordó que “hace 50 años, en la noche de hoy, Brasil dejó de ser un país de instituciones activas, independientes y democráticas”.

Rousseff aludió así al inicio de las maniobras militares encabezada el 31 de marzo de 1964 por el general Olímpio Mourão Filho, que condujo los tanques de la localidad de Juiz de Fora (Minas Gerais) a Río de Janeiro, donde se encontraba el entonces presidente João Goulart, que fue derrocado un día después.

El golpe dio paso a 21 años de dictadura, en la que se suspendieron los derechos políticos y se creó una maquinaria de represión a opositores que dejó, según cálculos de movimientos sociales, un millar de muertos y cerca de 400 desaparecidos, además de 90.000 víctimas de torturas.

“Las cicatrices visibles e invisibles (de la dictadura) pueden ser superadas porque hoy tenemos una democracia social y porque podemos contar nuestra historia”, afirmó Rousseff, que subrayó que “los regímenes de excepción sobreviven por la prohibición de la verdad”.

Asimismo, recordó que ella impulsó hace dos años la creación de una Comisión de la Verdad, que actualmente investiga las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, pero que carece de poder para llevar a los tribunales a los represores, que nunca han sido juzgados, al amparo de una amplia amnistía decretada en 1979.

El ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, asumió hoy la responsabilidad institucional de pedir perdón a las víctimas de la dictadura y así lo hizo en un acto conmemorativo celebrado en la sede de la Orden de Abogados de Brasil (OAB) en la capital.

“En nombre del Estado brasileño, me gustaría pedir disculpas a los que fueron afectados por la dictadura, que fueron arrestados por la dictadura. Me acuerdo de figuras que ocuparon el mismo puesto y dijeron ‘nada a declarar’. Yo, no. Yo tengo el deber constitucional de pedir perdón”, manifestó.

Varios senadores fueron más allá y defendieron hoy en una sesión solemne de la Cámara alta la “revisión” de la ley de amnistía, con la que, además de a los torturadores, se concedió el perdón a los grupos armados que se levantaron contra la dictadura, lo que permitió el regreso al país de los exiliados políticos.

El senador que convocó la sesión, João Capiberibe, anunció que la Subcomisión de la Verdad del Senado apoyará activamente una campaña de recogida de firmas que mañana será lanzada por Amnistía Internacional para solicitar la derogación de esa ley de 1979, cuya vigencia fue refrendada por el Tribunal Supremo en 2010.

Una encuesta divulgada hoy por el diario Folha de São Paulo indicó que el 46 % de brasileños apoya la derogación de la amnistía, el 37 % quiere que se mantenga y el 17 % no tiene una opinión formada al respecto.

Con motivo de la memoria del golpe, hoy fueron convocados numerosos actos políticos y debates en universidades e instituciones democráticas de todo el país.

Uno de los actos más emotivos sucedió en Sao Paulo, en la antigua sede el Destacamento de Operaciones de Informaciones-Centro de Operaciones de Defensa Interna (DOI-CODI), el principal órgano de tortura a opositores políticos, donde cientos de personas recordaron a las víctimas de la represión.

Allí un numeroso grupo de familiares de víctimas mostró fotografías en blanco y negro de sus parientes asesinados o que fueron declaradas “desaparecidas”.

Mañana martes, día en el que se conmemora el golpe, se han convocado más actos de recuerdo y también de protesta en contra de los nostálgicos del régimen. EFE