Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

20 heridos en ataque en una escuela secundaria de Pensilvania

Diecinueve jóvenes y un adulto resultaron heridos este miércoles, siete de ellos graves, al ser atacados por un estudiante vestido de negro y armado con cuchillos en los pasillos y aulas de una escuela secundaria de Pensilvania (noreste de Estados Unidos), informaron las autoridades.

Diecinueve jóvenes y un adulto resultaron heridos este miércoles, siete de ellos graves, al ser atacados por un estudiante vestido de negro y armado con cuchillos en los pasillos y aulas de una escuela secundaria de Pensilvania (noreste de Estados Unidos), informaron las autoridades.


Publicidad

El portavoz de seguridad pública del condado Westmoreland, Dan Stevens, dijo que el sospechoso, un alumno de 16 años, fue detenido e interrogado por la policía antes de ser llevado a un hospital para ser atendido por heridas menores en la cabeza.

Stevens añadió que el ataque ocurrió antes de que comenzaran las clases en la escuela, situada en Murrysville, unos 40 kilómetros al este de Pittsburg, y que el autor esgrimía dos cuchillos.

Algunos de los heridos en la escuela Franklin fueron trasladados en helicóptero a hospitales del área, incluido el hospital regional Forbes, en la localidad de Monroeville, donde ingresaron ocho heridos.

Mark Rubino, un médico del hospital Forbes, dijo que tres de los estudiantes que llegaron allí heridos requirieron una operación quirúrgica y dos se encuentran en condición crítica.

Las autoridades médicas han informado que al menos siete jóvenes sufrieron heridas graves y que el atacante causó cortes y heridas penetrantes en tórax y abdomen que afectan órganos vitales.

El jefe de la policía de Murrysville, Thomas Seefeld, dijo que fue el subdirector de la escuela, Sam King, sujetó y derribó al atacante, pues un guardia de seguridad que le hizo frente recibió una puñalada en el abdomen.

Kelly Kochamba, portavoz del Buró Federal de Investigaciones (FBI), indicó que ese cuerpo policial federal da apoyo a la investigación pero la dirección está a cargo de la policía local.

La localidad de Murrysville tiene unos 20.000 habitantes y la escuela Franklin unos 1.200 alumnos.

Gracey Evans, una alumna que cursa el primer año en la secundaria dijo que unos veinte minutos después de que llegó a la escuela escuchó gritos y vio “a un chico vestido todo de negro que corría por el pasillo, acuchillando a todos los que encontraba a su paso“.

Otro alumno la protegió del atacante, relató Evans, y recibió una herida en la espalda, mientras cerca otro estudiante fue acuchillado en el estómago.

Evans dijo a los medios locales que ella y otros escolares dieron los primeros auxilios a los heridos hasta que llegó el personal de emergencia.

En las últimas décadas han ocurrido en Estados Unidos decenas de incidentes de violencia armada en las escuelas primarias, secundarias y universitarias, y desde 1995 al menos cuatro han resultado en la muerte de más de diez personas.

La directora de la escuela, Roberta Cook, dijo que el distrito Franklin ha llevado a cabo sesiones de instrucción para responder con un procedimiento preestablecido a emergencias colectivas.

“Ésta es la instrucción que una tiene la esperanza de que jamás sea necesario aplicar”, señaló Cook.

Y agregó que “todos están haciendo lo que se supone que debían hacer: los administrativos, el personal de emergencia, los maestros, todos”.

Según el protocolo rutinario en escuelas, empresas y agencias del gobierno, cuando suena una alarma de ataque las personas se encierran en aulas u oficinas a la espera de que lleguen las fuerzas de seguridad.

Cook explicó que este ataque ocurrió antes de que comenzaran las actividades en las aulas, “cuando están todos en los pasillos y es más difícil establecer la seguridad en todo el edificio”.

“La mayor parte de la instrucción para emergencias que se ha hecho en el distrito se ha enfocado en la presencia de alguien con un arma de fuego, no alguien que tiene un cuchillo”, agregó.

Uno de los peores ataques indiscriminados en escuelas de EE.UU. tuvo lugar el 14 diciembre de 2012 en una escuela primaria Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), donde Adam Lanza, un joven con síndrome de Asperger, que previamente había matado a su madre, asesinó a 26 niños y maestros y luego se quitó la vida. EFE

Vídeos relacionados