Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Justicia decidirá si impone trabajo social o arresto a Berlusconi

Roma, 9 abr (EFE).- El Tribunal de Vigilancia penitenciaria de Milán anunciará, previsiblemente mañana, cómo el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi cumplirá el año de prisión al que fue condenado en firme en 2013 por fraude fiscal en el conocido como caso Mediaset.

Roma, 9 abr (EFE).- El Tribunal de Vigilancia penitenciaria de Milán anunciará, previsiblemente mañana, cómo el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi cumplirá el año de prisión al que fue condenado en firme en 2013 por fraude fiscal en el conocido como caso Mediaset.


Publicidad

Aunque en un principio la pena impuesta al magnate, de 77 años, fue de cuatro años de cárcel, finalmente se vieron reducidos a uno por el efecto de una ley de indultos de 2006.

Sin embargo, Berlusconi no puede entrar en prisión por motivos de edad, razón por la cual el tribunal de Milán (norte de Italia) tendrá que decantarse entre la asignación de trabajos sociales al magnate o imponerle el arresto domiciliario.

La pena podría quedar de nuevo reducida a nueve meses por buena conducta.

Ante esta situación judicial del político septuagenario, los medios de comunicación han especulado sobre la decisión de la corte milanesa.

Según apuntó hoy el rotativo italiano “Il Messagero”, la opción del arresto domiciliario, rechazado de facto por la defensa de Berlusconi en múltiples ocasiones, es improbable.

Este mismo medio informó de que el fiscal Filippo Lamanna podría solicitar el arresto, alternativa poco probable según el medio, ya que el político no supone una peligrosidad social elevada.

La opción que más veces se repite entre los medios locales es la de la asignación de trabajos sociales, que barajan la posibilidad de que el magnate ofrezca sus servicios en un centro de drogodependientes, de inmigrantes o de menores.

No obstante, la opción que más fuerza ha cobrado últimamente es la de que a Berlusconi le estaría esperando una institución destinada a alojar ancianos discapacitados en Milán, cercana a su domicilio en Arcore, en la que prestaría sus servicios un día a la semana, pudiendo elegir entre el turno de mañana o el de tarde.

También se cita otra institución similar situada en Brianza, al norte de Milán.

Otra incógnita que permanece en el aire es si el ex primer ministro acudirá a escuchar la lectura de la sentencia ante el tribunal, al que ha acusado de “comunista” en múltiples ocasiones.

El caso Mediaset tiene su origen en la adquisición en 1994 por parte de esta filial del grupo Fininvest -compañía que aúna todo el conjunto societario del magnate- de los derechos cinematográficos y de televisión de un lote de cine estadounidense producido entre 1995 y 1999, por un valor de 470 millones de euros.

Unas adquisiciones cuyo precio se vio incrementado artificialmente a través de un entramado de transacciones en las que participaron empresas registradas en paraísos fiscales al servicio de Berlusconi, con la intención de evadir al fisco italiano.

De esa manera, se pudieron desviar a cuentas en el extranjero cerca de 280 millones de euros y se eludió al fisco el equivalente a unos 170 millones de euros entre 1994 y 1996.

Otra consecuencia del proceso Mediaset es que sobre Berlusconi pesa la pena en firme y accesoria de dos años de inhabilitación para ejercer cargo público, avalada por el Tribunal Supremo el pasado 18 de marzo.

A esta condena habría que sumarle, además, los efectos derivados de la Ley Severino, aprobada durante el Gobierno del tecnócrata Mario Monti y que prevé hasta seis años de inhabilitación para quien acarree condenas en firme superiores a dos años.

Una normativa que supuso la expulsión del Senado de Berlusconi el pasado 27 de noviembre, lo que para muchos analistas representó “el ocaso” del líder conservador.

Por esta razón, Berlusconi no podrá finalmente cumplir con su deseo de liderar a su partido Forza Italia (FI) en los comicios al Parlamento Europeo del próximo mayo.

La imposibilidad de encabezar las listas electorales de la formación amenaza las posibilidades de FI en esos comicios, en los que podría quedar por debajo del 20 por ciento de los votos y pasar a ser la tercera fuerza política del país. EFE