Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Miles despiden en Jerusalén al joven palestino asesinado

Palestinos simpatizantes del grupo extremista Hamas protestan contra la detención de sus compañeros por parte de soldados israelíes en la ciudad de Hebrón, en Cisjordania, el viernes 20 de junio de 2014. Los manifestantes ¶ hacen una señal con tres dedos para indicar su apoyo al reciente secuestro de tres adolescentes israelíes. (AP Foto/Majdi Mohammed)

Miles de personas se congregaron hoy en el barrio de Suafat, en Jerusalén este, para asistir al entierro del joven palestino asesinado el pasado miércoles, víctima de una supuesta venganza de radicales judíos.


Publicidad

Al grito de “la sangre de los mártires nos redimirá” y en un ambiente de tensión, jóvenes enmascarados, ancianos, mujeres y niños del barrio palestino rindieron homenaje a Mohamed Abu Khder, de 16 años, cuyo cadáver apareció quemado y con signos de violencia en un bosque de Jerusalén.

Desde que fue descubierto el cuerpo, más de 300 personas han resultado heridas en los enfrentamientos entre palestinos y la policía israelí en varias zonas de Jerusalén, cuya población árabe celebra hoy el primer viernes del mes sagrado de Ramadán.

“Haremos pagar a Israel por esto. La sangre de los mártires no es baldía”, explicó a Efe Mohamed Alfadi, un joven de este barrio palestino próximo al casco antiguo de Jerusalén.

La procesión fúnebre comenzó poco después de la oración del viernes en una mezquita abarrotada del barrio jerosolimitano, donde era latente la ira y el dolor de los asistentes por la muerte del joven, cuyas fotos flanqueaban ambos lados del templo.

A pocos metros, en la casa familiar, allegados y vecinos esperaban el cadáver, cuya entrega fue retrasada por parte de las autoridades israelíes aduciendo la necesidad de practicar una autopsia al joven antes de ser enterrado.

Finalmente, las autoridades israelíes entregaron el cadáver, que, envuelto en una bandera palestina, fue llevado en volandas por la multitud que gritaba: “Alá es grande”.

En una carpa lo esperaban sus familiares, que se despidieron del joven antes de ser trasladado al cementerio de Suafat, donde se llevó a cabo el entierro.

El retraso en la entrega del cadáver, tras un polémica autopsia, fue una de las razones que provocaron anoche graves disturbios en este barrio de Jerusalén que acabaron con quince heridos y que amaneció hoy cercado por los cuerpos de seguridad israelíes.

Los palestinos han acusado a extremistas israelíes de asesinar al chico en represalia por los tres jóvenes israelíes que hace poco fueron secuestrados y asesinados en Cisjordania.

La policía ha dicho que sigue investigando quién mató al joven palestino y por qué.

El asesinato fue ampliamente condenado por los líderes israelíes. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, intentó el jueves llamar a la calma, condenando el asesinato de Abu Jdeir y prometió encontrar a los responsables.

“No sabemos todavía los motivos o las identidades de los perpetradores, pero lo sabremos. Vamos a llevar ante la justicia a los responsables de este crimen despreciable, sean quienes sean”, dijo Netanyahu en un discurso en la embajada de Estados Unidos en Tel Aviv, a donde acudió a las celebraciones por el Día de la Independencia de Estados Unidos. “El asesinato, los disturbios, la incitación (a la violencia) y tomar la justicia por propia mano no tienen lugar en nuestra democracia”, agregó.

Las protestas callejeras en Jerusalén disminuyeron la mañana del viernes, pero las tensiones eran altas antes del funeral de la tarde.

También se redujo la violencia en la frontera con Gaza, después de varias semanas de lanzamiento de cohetes palestinos y ataques aéreos israelíes.