Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muere en Miami el opositor venezolano Thor Halvorssen

El empresario venezolano, y opositor del régimen chavista desde el exilio en Miami, Thor Halvorssen ha muerto la madrugada de este domingo en el West Wing del Jackson Memorial Hospital de Miami. Tenía 71 años. La causa de la muerte ha sido un un traumatismo craneoencefálico luego de que cayera y se golpeara la cabeza en su casa ubicada en el Norte de Miami.


Publicidad

Halvorssen fue un empresario, político y activista por los derechos humanos. A los 34 años, durante la primera presidencia de Carlos Andrés Pérez se desempeñó como presidente del monopolio estatal telefónico CANTV, entonces uno de los más prestigiosos cargos de gobierno en Venezuela. Retirado dos años después, presidió el Dividendo Voluntario Para La Comunidad,  la más importante fundación filantrópica de Venezuela en esa época.

En la empresa privada se vinculó a la actividad de seguros, bienes raíces y a la representación de transnacionales como  Dunlop, Ericsson y British Cellophane, y otros. Al mismo tiempo formó parte de la Fundación de derechos humanos Rómulo Gallegos, desde la que se criticó las violaciones de derechos humanos por parte de las guerrillas marxistas en Centroamérica y Colombia. Estas respondieron acusándolo de ser un “agente de la CIA“.

En 1989, con la reelección de Carlos Andrés Pérez a la presidencia de Venezuela, Halvorssen fue designado al alto cargo diplomático de comisionado presidencial para Asuntos Antinarcóticos, con rango de Embajador, desde donde persiguió el lavado de dinero en la banca venezolana, a cargo de los aliados venezolanos del capo del Cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria.

Carlos Andrés Pérez fue destituido por el Congreso de Venezuela en mayo de 1993 y sustituido por el historiador Ramón José Velásquez. Dos sangrientos intentos de golpe de Estado habían golpeado a Venezuela antes de la destitución de Pérez. En octubre de 1993, mientras Halvorseen avanzaba sus acusaciones en contra del Banco Latino y el Progreso por lavado de dinero, Caracas fue sacudida por una serie de pequeñas bombas que explotaron en la ciudad durante un periodo de varias semanas. La policía acusó a Halvorssen de ser el autor intelectual de las bombas y lo detuvo.

Halvorssen estuvo detenido 71 días y fue acusado de intentar un golpe de Estado, pero el caso se desmoronó cuando su causa fue adoptada por Amnistía Internacional, la Sociedad Internacional para los Derechos Humanos y por Comités Helsinki en varios países. Pocas semanas después de su liberación, el Banco Latino se derrumbó en medio del escándalo provocado por la malversación de mas de mil millones de dólares. Otros banqueros investigados por Halvorssen, como el asociado de Pablo Escobar, Orlando Castro Llanes, fueron posteriormente juzgados, condenados, y encarcelados por fraude en Nueva York.

Halvorssen se exilió en Miami, en donde se dedicó a socorrer a exiliados que huían de gobiernos autoritarios. Con la llegada al poder de Hugo Chávez sus bienes en Venezuela fueron incautados y él fue acusado, por lo menos en seis ocasiones, de participar en planes para derrocar a Chávez.

Su muerte, este domingo, ha sido escasamente reseñada por los medios venezolanos.