Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Exigen a China dejar de extraer órganos a reos

Washington (AP) — Una comisión de la Cámara de Representantes avaló el miércoles una resolución que exige a China que cese inmediatamente lo que calificó como extracción de órganos de prisioneros con autorización del Estado. China respondió que el panel estaba realizando “acusaciones falsas e irresponsables”.


Publicidad

Grupos defensores de los derechos humanos han criticado desde hace mucho tiempo a China por tomar órganos de prisioneros ejecutados, fuente de la mayor cantidad de órganos trasplantados. China dijo en 2012 que planeaba abolir la práctica en entre tres y cinco años.

La resolución, que pasa ahora al pleno de la cámara baja, afirma que existen “reportes persistentes y creíbles” de extracción de órganos de prisioneros con aprobación del Estado y sin el consentimiento de los reos, incluida una cifra grande de prisioneros del movimiento de meditación Falun Gong y de miembros de otros grupos religiosos y de minoría étnica.

China suprimió a Falun Gong en 1999, calificándolo como un culto maléfico.

La resolución de la Comisión de Relaciones Exteriores pide además una investigación del Departamento de Estado sobre las prácticas en materia de trasplantes en China.

La legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen, patrocinadora principal de la resolución, acusó al gobierno de China de emprender “una campaña violenta” contra practicantes de Falun Gong y aseveró que los detenidos son ejecutados para obtener sus órganos.

El legislador Eliot Engel, el demócrata de mayor rango en el comité, calificó la extracción de órganos como una “una violación sin escrúpulos de los derechos humanos” y dijo que era intolerable tener como blanco a la gente debido a su creencia religiosa o su etnia. Agregó que no existe evidencia de que China esté cumpliendo su promesa de terminar con la extracción de órganos de reos para ser trasplantados y establecer un sistema de donación voluntaria de órganos.

Geng Shuang, vocero de la embajada china, manifestó su descontento con la resolución. Dijo que conforme a las regulaciones chinas, cada trasplante de órgano requiere el consentimiento del donante por escrito.

“La llamada extracción de órganos de prisioneros del pabellón de la muerte es absolutamente una mentira fabricada por Falun Gong”, dijo Geng en un correo electrónico, instando a los legisladores a ver el movimiento como un culto y a dejar de “apoyarlo y confabularse” con él.