Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bachelet cierra una visita a Sudáfrica centrada en reivindicar la igualdad

Johannesburgo, 10 ago (EFE).- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, cerró hoy una visita oficial de tres días a Sudáfrica centrada en la reivindicación de la igualdad social y de género, en una jornada en la que visitó la isla prisión de Robben Island, donde estuvo preso Nelson Mandela, el primer presidente sudafricano negro.


Publicidad

Bachelet se mostró impresionada por la experiencia vivida en la antigua cárcel, y volvió a afirmar -como ya hiciera el viernes tras reunirse con el jefe de Estado sudafricano, Jacob Zuma- que Mandela es una inspiración para sus políticas de inclusión social al frente de Chile.

En el último de sus actos en territorio sudafricano, la presidenta pronunció hoy un discurso sobre cuestiones de género en la Universidad de Ciudad del Cabo, en el que abogó por crear sociedades en las que las mujeres tengan oportunidad de realizarse y contribuir al desarrollo de sus comunidades.

Bachelet -cuya intervención estuvo precedida por la de la viuda de Mandela, Graça Machel- aseguró que las mujeres ya han conseguido la emancipación, y deben garantizarse ahora un entorno en el que poder desenvolverse sin discriminación.

En un discurso retransmitido en directo a través de internet, la mandataria chilena subrayó asimismo la importancia de los “gestos simbólicos” en la lucha por la igualdad de género.

“No es suficiente con las leyes, necesitamos también gestos simbólicos”, dijo Bachelet, que ilustró su declaración con una anécdota personal.

La presidenta -que basó el discurso principal en un diálogo sobre igualdad de género y activismo- recordó cómo, siendo ministra de Defensa de Chile, asistió a una de las misiones de salvamento del Ejército a los damnificados por unas inundaciones.

Bachelet subió a un tanque con los militares, y la fotografía de ese instante salió al día siguiente en los periódicos nacionales.

Según Bachelet, la estampa hizo ver a muchos que ella, como mujer, “podía tratar con los militares, que era suficientemente fuerte para ser presidenta”.

Bachelet -que se reunió ayer y hoy en privado con la viuda de Mandela, que es también una figura destacada en el activismo por los derechos de las mujeres- dijo que la pobreza sigue afectando mayoritariamente a las mujeres, a las que animó a no abandonar su compromiso con sus derechos como grupo.

Antes de este discurso, la presidenta destacó ayer -Día Nacional de la Mujer en Sudáfrica- la promoción de la igualdad social como uno de los pilares de su acción política, con su discurso en la duodécima edición del seminario anual de la Fundación Mandela, celebrado ayer en el Ayuntamiento de Ciudad del Cabo.

Bachelet hizo referencia a su ambicioso plan educativo, que contempla también una polémica reforma tributaria para sufragarlo y busca ofrecer en Chile educación gratuita a todos los niveles.

La presidenta chilena, que viaja acompañada de los ministros de Energía, Minería, Agricultura y Exteriores, acordó el viernes en Pretoria con Zuma desarrollar los acuerdos bilaterales de comercio firmados con Sudáfrica, así como la transferencia de tecnología entre los dos países en campos como la minería o la agricultura.

Bachelet vuela hoy de Ciudad del Cabo a la capital mozambiqueña, Maputo, donde se reunirá mañana con el presidente del país, Armando Guebuza.

La presidenta chilena cerrará la que es su primera gira africana en Angola, donde el martes se entrevistará con su homólogo angoleño, Eduardo Dos Santos.

En estos dos países, productores de gas y petróleo, Bachelet espera abrir las puertas a intercambios comerciales en el campo de la energía, además de intensificar, como ya hizo en Sudáfrica, la presencia chilena en el continente africano.

Para ello, Bachelet anunció que su país planea la apertura de una embajada en la capital de Etiopía, Adis Abeba, que alberga la sede de la Unión Africana (UA). EFE