Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Primeros camiones con carga humanitaria rusa llegan a la frontera con Ucrania

Kiev, 17 ago (EFE).- Los primeros 16 de los 262 camiones rusos cargados con ayuda humanitaria para la población civil del este de Ucrania llegaron hoy al paso fronterizo entre los dos países tras ser inspeccionados por personal de la Cruz Roja, que ha asumido la jurisdicción de la carga.


Publicidad

“Han llegado a la frontera 16 (camiones) Kamaz. Han parado fuera del puesto de control. No hay representantes de la Cruz Roja. Estamos negociando”, escribió en su Facebook el jefe del Servicio de Aduanas ucraniano, Anatoli Makárenko.

Poco antes, el Comité Internacional de la Cruz Roja informó en su sitio oficial en Twitter que “representantes de los guardafronteras y aduanas de Rusia y Ucrania han acordado la inspección del primer grupo de camiones con la ayuda humanitaria”.

No obstante, y a pesar de que todos los detalles parecían cerrados después de que Kiev y la Cruz Roja reconocieran esta madrugada la carga rusa como ayuda humanitaria, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ucraniano, Andréi Lisenko, volvió a sembrar la confusión en su comparecencia ante la prensa.

“Los guardafronteras y personal de Aduanas no han recibido aún la documentación para certificar la carga humanitaria”, dijo Lisenko.

Tras varios días de tira y afloja entre Kiev, Moscú y la Cruz Roja, la organización internacional revisó hoy la carga de algunos de los 262 camiones rusos con 1.900 toneladas de alimentos, medicinas, sacos de dormir y generadores eléctricos a bordo.

En cualquier caso, no hay fecha para la entrada del convoy ruso en Ucrania, entre otras cosas porque Kiev, que mantiene una cruenta lucha contra los prorrusos en el territorio por el que deberá cruzar la ayuda humanitaria hasta llegar a Lugansk, no ha garantizado todavía la seguridad del convoy a la Cruz Roja.

Será esta organización la responsable de transportar, gestionar y repartir la carga humanitaria rusa entre los habitantes de Lugansk, al borde de la catástrofe humanitaria, ya que carece de agua y luz desde hace dos semanas y ha sido abandonada por la mitad de su casi medio millón de habitantes.

Los camiones rusos, en cada uno de los cuales deberá ir al menos un miembro de la Cruz Roja, por exigencia expresa de Kiev, cruzarán a Ucrania por el paso fronterizo ucraniano “Izvárino”, en manos de los separatistas prorrusos al igual que buena parte de toda la ruta que separa la frontera del destino final de la carga.

El acuerdo entre Moscú y Kiev sobre la ayuda humanitaria rusa para Lugansk y la reunión entre los ministros de Exteriores de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia que se celebra hoy en Berlín no han contribuido a rebajar la tensión entre los dos países vecinos.

Las autoridades de Ucrania denunciaron hoy la entrada esta madrugada de una columna militar rusa formada por tres camiones portadores de lanzamisiles de boca múltiple “Grad” (Granizo), un arma capaz de arrasar superficies de hasta 15 hectáreas.

Lisenko también reiteró que las posiciones ucranianas son atacadas día tras día con fuego de artillería desde Rusia y denunció que diez aviones no tripulados rusos sobrevolaron ayer territorio ucraniano.

Ucrania ya denunció hace dos días la entrada de una columna de blindados rusos en la región de Lugansk, pero Rusia siempre ha negado cualquier apoyo con armas y asistencia técnica militar a los sublevados prorrusos, como ha negado haber disparado nunca desde su territorio contra posiciones de las fuerzas de Kiev.

“Hemos dicho en reiteradas ocasiones que no suministramos ninguna ayuda técnica (militar)” al este de Ucrania, insistió hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Mientras, continúan los combates entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk, cuyas capitales homónimas están prácticamente cercadas por las tropas gubernamentales.

Al menos diez civiles han muerto y otros ocho han resultado heridos en las últimas horas en la ciudad de Donetsk, donde varios edificios de viviendas han resultado dañados esta madrugada por fuego masivo de artillería, del que se acusan los dos bandos.

En menos de una semana, más de 90 civiles han muerto y más de 130 han resultado heridos durante los encarnizados combates en la región de Donetsk.

Por otro lado, los sublevados derribaron esta madrugada un caza ucraniano MiG-29, reconoció el portavoz de las fuerzas de Kiev, Leonid Matiujin, en declaraciones al Canal 5 de la televisión local.

El avión fue derribado cuando realizaba un ataque aéreo contra posiciones de los rebeldes, aseguró Matiujin, que también precisó que el piloto logró salvar la vida tras catapultarse del aparato y pudo llegar a un lugar seguro. EFE