Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Falla misil hipersónico del Ejército de EE.UU. en la segunda prueba

Washington, 25 ago (EFE).- La segunda prueba de un misil hipersónico del Ejército de Estados unidos fracasó hoy, lo que supuso un tropiezo en el programa para contar con armas que alcancen cualquier punto de la Tierra en treinta minutos, informó el Pentágono.


Publicidad

“Debido a una anomalía, fue abortada cerca de la rampa de lanzamiento poco después del despegue, para proteger la seguridad pública”, aseguró el Departamento de Defensa en un breve comunicado en el que aseguró que “no hubo personal herido”.

La prueba se llevó a cabo en el Complejo Kodiak de Lanzamientos, del Mando de Defensa Espacial y de Misiles, y el Mando de Fuerzas Estratégicas, ambos del Ejército, en la isla Kodiak, en el sur de Alaska.

Según la radioemisora local KMXT, varios testigos relataron que vieron al proyectil cuando despegó, viró hacia el suelo y estalló en pocos segundos.

El misil de prueba debía llevar la denominado arma hipersónica avanzada (AHW, por su sigla en inglés) al espacio cercano a la Tierra para luego planear al Sitio de Pruebas Reagan, en el atolón Kwajalein, en el sur del Pacífico, a casi 6.400 kilómetros por hora.

La primera prueba del sistema, llevada a cabo en 2011, recorrió los casi 4.025 kilómetros entre el Polígono de Misiles en Kawai (Hawai), y el sitio Reagan en una media hora, con velocidades de casi 5.800 kilómetros por hora.

La portavoz del Pentágono, Maureen Schumann, había dicho este domingo que la prueba de hoy se enfocaría en “las tecnologías de planeo hipersónico”, es decir, el conocimiento de la maniobra del artefacto en la atmósfera a alta velocidad.

Según la información del Pentágono, el nuevo misil es un elemento clave en el programa denominado Ataque Global Rápido, que procura desarrollar armamento de impacto a alta velocidad para alcanzar blancos con explosivos convencionales. EFE