Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Barco de EE.UU. dispara contra embarcación de Irán

El dhow es una embarcación a vela de origen árabe caracterizada por su velamen triangular y bajo calado, foto por wikipedia.

Emiratos Árabes Unidos (AP) — Un navío de la Guardia Costera de Estados Unidos disparó en defensa propia contra una embarcación iraní en el Golfo Pérsico, informó la Armada el miércoles. El encuentro podría exacerbar las tensiones entre ambos países mientras tratan de forjar un acuerdo perdurable sobre el programa nuclear de Irán.


Publicidad

El comandante Kevin Stephens, portavoz de la 5ta Flota de la Armada estadounidense apostada en Bahréin, dijo que personal en un pequeño bote enviado a patrullar por la Guardia Costera hizo un solo disparo cuando vio a tripulantes de una embarcación iraní apuntando hacia ellos una de sus dos ametralladoras calibre .50 y preparándose para disparar.

“Esta acción por parte de la tripulación del barco iraní fue un intento hostil que resultó en un disparo defensivo hecho por los guardacostas”, detalló Stephens.

El barco iraní era un dhow, una embarcación tradicional de madera parecida a un velero que es común en la región y que casi siempre se usa para el comercio.

Ningún estadounidense resultó herido en el altercado, el cual sucedió en aguas internacionales alrededor de las 11:30 de la mañana, hora local, detalló el comandante.

El barco patrulla estadounidense Monomoy estaba realizando una “operación de seguridad marítima de rutina” cuando contactó al puente de mando del dhow. Después del contacto inicial, el barco iraní dejó de comunicarse y el barco de la Guardia Costera envió un pequeño bote a investigar, explicó Stephens.

Se desconoce si el disparo alcanzó al barco iraní o si alguien a bordo resultó herido. Las autoridades iraníes no han podido ser localizadas para comentar al respecto.

Barcos militares iraníes, estadounidenses y de otros países rutinariamente navegan por el Golfo Pérsico, una importante ruta para los embarques petroleros, casi siempre sin incidentes.