Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Marina Silva dice que la prensa la discrimina por ser evangélica

La candidata presidencial brasileña Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño, hace campaña en la favela Rocinha de Río de Janeiro el 30 de agosto de 2014. (AP Foto/Leo Correa)

Río de Janeiro, 4 sep (EFE).- La ecologista Marina Silva, a la que las encuestas dan como favorita para las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, dijo hoy que siente que su condición de evangélica genera “prejuicios”.

La candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB) se quejó en una entrevista con la red RBS de televisión de que la prensa insiste en cuestionarla sobre su posición personal en torno a asuntos polémicos como el aborto y el matrimonio homosexual.

“Esas preguntas me las hacen a mí porque soy evangélica. Nunca vi que se las hicieran a un líder católico o a una persona que diga no tener religión”, afirmó Marina al ser interrogada sobre la influencia de sus creencias en sus decisiones.

La exsenadora y exministra de Medio Ambiente, postulada por el PSB como candidata presidencial el mes pasado, tras la muerte de Eduardo Campos en un accidente aéreo, consideró esa situación como una demostración de “prejuicio” contra los evangélicos en Brasil.

“La fe de cualquier persona forma parte de su vida y creo que debe ser respetada tanto como la de las personas que no tienen ninguna fe. El presidente de la República comprometido con el Estado laico tiene que defender el Estado laico”, afirmó Silva.

Antes de ingresar a la iglesia Asamblea de Dios, Silva era católica y llegó a estar en un convento.

Las posiciones de la ecologista en torno a los temas religiosos han sido cuestionadas desde que la semana pasada modificó el programa de Gobierno del PSB para retirar el apoyo al matrimonio homosexual y comprometerse tan sólo con el apoyo a la “unión civil” de personas del mismo sexo.

En su entrevista con RBS, la exministra negó que haya excluido el apoyo al matrimonio entre homosexuales de su programa de Gobierno por presión de líderes evangélicos como el pastor Silas Malafaia.

“No me siento presionada por nadie. Me siento en un proceso de discusión democrática. Nuestro programa defiende el respeto a los derechos de las personas, de las que creen y de las que no creen”, afirmó.

En una reciente entrevista con el canal de televisión Globo, Silva dijo que recurre a lecturas de la Biblia para inspirarse cuando necesita tomar decisiones políticas y agregó que ese libro sagrado es “sin lugar a dudas una fuente de inspiración”.

Según los últimos sondeos, Marina Silva y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que aspira a la reelección, empatarían en la primera vuelta y tendrían que disputar una segunda ronda, en la que la opositora vencería.

Las encuestas le otorgan a la ecologista una intención de voto de cerca del 34 %, casi idéntica al 35 % que tendría la jefe de Estado.

En caso de una segunda vuelta, que será necesaria ya que ningún candidato obtendría más de la mitad de los votos, Silva ganaría las elecciones con cerca del 48 % de los votos y una ventaja de siete puntos porcentuales sobre Rousseff. EFE


Publicidad