Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Panamá intentó vender MiGs decomisados a Cuba a Hollywood

Panamá, 18 sep (EFE).- La Administración del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) intentó vender a Estados Unidos dos cazas MIG-21 que eran parte de una carga oculta de armas cubanas decomisado a un barco norcoreano en Panamá, aseguró hoy a Efe el excanciller panameño Fernando Núñez Fábrega.


Publicidad

“Es que el Gobierno americano había demostrado interés porque ellos usan esos MIG en la escuela real (de la Armada) de Top Gun” en California, indicó Núñez Fábrega, especificando que nunca fue un intento por venderlos a Hollywood para una nueva versión del filme del mismo nombre con Tom Cruise como dijo un medio internacional.

El exdiplomático afirmó que “en lo que se refiere al periódico, se equivocó el periodista al decir que de lo que estábamos hablando era de venderlo para una producción de Top Gun”.

“No tiene que nada que ver con Tom Cruise, no tiene nada que ver con nada de eso”, remarcó.

Era simplemente, agregó, “que ellos sí usan esas turbinas, esos aviones, para diferenciar claramente entre los MIG (21) que son muy ágiles, porque son muy básicos, y los que ellos utilizan que son aviones de dos motores, que por lo tanto son un tanto más lentos”.

Núñez Fábrega insistió en que fue el Gobierno de Estados Unidos el que estaba interesado en comprar los aviones un año antes de acabar el mandato del anterior Gobierno porque ellos, reiteró, “los podían utilizar en la escuela Top Gun que está en California”.

Además, recordó que India también mostró interés en comprar parte del armamento cubano retenido en Panamá en julio del año pasado en el barco norcoreano Chong Chon Gang y que iba escondido bajo un cargamento de 10.000 toneladas de azúcar.

Los contactos con el Gobierno de la India se hicieron a través del embajador panameño en ese país en “un esfuerzo de vendérselos a ellos porque ellos tenían naves”, dijo, y sobre todo, agregó, “porque allí (en el cargamento) había una cantidad de turbinas nuevas, de paquete, que no se habían utilizado”.

Aclaró que todo fue preliminar porque, aseguró, “siempre se habló de que primero tenía que haber una decisión jurisdiccional previa para que esos (armamentos y el azúcar) pasen al patrimonio del país y los podamos vender”.

Un informe de la ONU detalla que entre el barco había 6 vehículos asociados con sistemas de misiles tierra-aire y 25 contenedores cargados con las piezas de dos cazas MiG-21.

También había 15 motores (turbinas) para ese tipo de aviones, componentes de sistemas de misiles, munición y otros equipos militares.

Según este informe, se trata de la mayor cantidad de armas prohibidas por las sanciones internacionales con destino a Corea del Norte o procedentes de ese país desde que se impuso el embargo.

El Chong Chon Gang dejó Panamá en febrero pasado rumbo a La Habana con la mayoría de su tripulación tras siete meses de detención por haber intentado transitar el Canal con el cargamento militar no declarado, tras pagar una multa de más de 700.000 dólares a la Autoridad del Canal de Panamá.

En junio pasado, viajaron a su país otros tres marinos norcoreanos que fueron absueltos ese mes por un tribunal panameño tras ser acusados de transportar armas cubanas no declaradas a través del Canal de Panamá.

El excanciller panameño señaló que el intento por vender parte de este equipo bélico a Estados Unidos e India tenía como objetivo obtener fondos para amortizar o paliar los gastos del Gobierno panameño en la mantencion del barco y alimentación de su tripulación.

“La gente se olvida que ese barco estuvo anclado en Colón (al norte de la capital) en un muelle privado que nos costaba 1.100 dólares (diarios) nada más que por el pie de muellaje, más la cantidad de tiempo que estuvieron (allí), más la comida de los 35 marinos”, quienes, afirmó, “nunca habían comido tan bien”.

“Los mantuvimos en una base (aeronaval) comiendo muy bien -añadió-, nunca habían comido tan bien, ellos mismos estaban impresionados, la Cruz Roja nos felicitó, habían engordado”, concluyó. EFE