Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Yihadistas pierden terreno en Kobani tras aumento de ataques de la coalición

Beirut, 15 oct (EFE).- El grupo radical Estado Islámico (EI) retrocedió hoy en la población kurda siria de Kobani, en la frontera con Turquía, donde la coalición internacional ha aumentado sus bombardeos, en colaboración con las milicias kurdas que actúan sobre el terreno.


Publicidad

En esta jornada, las Unidades de Protección del Pueblo kurdo lanzaron varias operaciones y progresaron por el este y el suroeste, dijo a Efe por teléfono el viceministro de Asuntos Exteriores del Gobierno autónomo de Kobani, Idris Nuaman.

En la mitad oriental, por donde los extremistas más habían avanzado en las últimas semanas, los kurdos recuperaron zonas de los barrios de Kani Arabane y Meqtel, cuyo control tomó en su totalidad el EI la semana pasada.

En el oeste, Nuaman recordó que las fuerzas kurdas también han ganado territorio y ayer “liberaron” el área de Tal Shair, a 7 kilómetros de Kobani.

Tras este retroceso de los extremistas, el responsable kurdo sirio estimó que en la actualidad el EI tiene en sus manos “menos del 20 % de la población”.

El avance de las Unidades de Protección del Pueblo ha ido en paralelo al incremento de los bombardeos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, en los tres últimos días.

El Mando Central estadounidense (CENTCOM) explicó en un comunicado que sus efectivos realizaron entre ayer y hoy dieciocho ataques aéreos contra el EI en Kobani, donde destruyeron varios puestos de combate y golpearon “con éxito” dieciséis edificios ocupados por los radicales suníes.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos precisó que algunos de esos bombardeos fueron contra el cuartel de la fuerzas de seguridad kurdas, denominadas Asayish, localizado en un complejo gubernamental en el este de la urbe dominado por el EI, y la mezquita de Al Hach Rashad, en cuyas inmediaciones hay combates.

Esta ONG agregó que varios puntos del distrito de Kani Arabane fueron también blanco de la aviación internacional.

Nuaman señaló que existe una coordinación entre la coalición y las Unidades de Protección del Pueblo, que informan a la alianza multinacional de los lugares donde se encuentran los yihadistas.

Además, los milicianos kurdos les avisan de la ubicación de sus propios combatientes y de las áreas donde hay civiles para minimizar las bajas no deseadas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se mostró ayer “profundamente preocupado” por la amenaza del EI en Kobani y describió la ofensiva contra los yihadistas como una campaña “a largo plazo” que incluirá “avances y retrocesos”.

Mañana se cumple un mes del inicio del ataque del EI contra Kobani, situada en la provincia septentrional de Alepo y uno de los tres principales enclaves kurdos de Siria.

Las otras dos regiones kurdas son Afrín, también en Alepo, y Al Yazira, en la provincia de Al Hasaka.

El asalto yihadista a Kobani ha originado un éxodo de refugiados kurdos a la vecina Turquía y a otras partes del territorio sirio.

Paralelamente a los combates, el Gobierno de Damasco rechazó hoy “categóricamente” el establecimiento de una zona de seguridad en Siria, en reacción a la propuesta turca de crear un área desmilitarizada en la frontera común para acoger a los desplazados que huyen del EI.

En un comunicado, el Ministerio sirio de Asuntos de Exteriores adelantó que llevará a cabo “consultas con sus amigos” para analizar los pasos necesarios a fin de preservar su soberanía e integridad territorial.

El régimen de Bachar al Asad cree que los intentos de Ankara de formar una zona neutral dentro de Siria son “una violación total” de la legalidad internacional y acusó al Ejecutivo turco de respaldar a “los terroristas”.

Francia ha apoyado la iniciativa de Turquía de constituir una zona de seguridad en la frontera, mientras que Estados Unidos y el Reino Unido han manifestado la necesidad de examinar esa posibilidad, que la oposición siria considera “un rayo de esperanza” en su lucha contra el régimen de Damasco. EFE