Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Neves propondrá una política externa sin sustento en ideologías”

El candidato presidencial brasileño Aécio Neves (c-i), del partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y su fórmula vicepresidencial, Aloysio Nunes (c-d), (Brasil). EFE/Sebastião Moreira

Sao Paulo, 16 oct (EFE).- Un eventual Gobierno de Aécio Neves “desideologizará” los vínculos de Brasil con el Mercosur y los países emergentes, y revisará las relaciones bilaterales con China y Estados Unidos, anticipó el embajador Rubens Barbosa, referente diplomático del candidato opositor brasileño.


Publicidad

Barbosa adelantó en una entrevista con Efe que “las principales líneas del programa de Neves son la despolitización de la política exterior” y la revisión de “las prioridades estratégicas frente a Estados Unidos y China”.

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) del candidato opositor Neves, que definirá la Presidencia de Brasil en una segunda vuelta el 26 de octubre con la actual mandataria y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, planea dejar de lado la posición que desde 2003 ha liderado el Partido de los Trabajadores (PT) en términos de política externa, como el concepto de “paciencia estratégica” con el Mercosur o el concepto de diplomacia “Sur-Sur”.

Barbosa, quien fue embajador en Washington y Londres y preside el Consejo de Comercio Exterior de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), subrayó que existe cierto “aislamiento” de Brasil de las cadenas productivas internacionales.

Para el diplomático, la proyección de Brasil alcanzada en los dos mandatos de Luiz Inácio Lula da Silva “cayó y el país es menos escuchado” desde 2010, cuando asumió Rousseff.

Según Barbosa, existe una “ausencia de resultados positivos” durante la gestión de Rousseff, que puede atribuirse a una “interferencia partidaria ideológica del PT” en la política exterior del gigante sudamericano.

La búsqueda de nuevos mercados que propone Neves en su Programa de Gobierno incluye, según Barbosa, la “desideologización” del Mercosur.

“La idea es conversar con todos los socios del Mercosur para recuperarlo como idea de liberalización comercial para poder firmar acuerdos con otros países o bloques. Brasil no puede estar aislado y se reserva el derecho de considerar todas las hipótesis”, expresó Barbosa.

Citó el caso del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur que se encuentra en proceso de negociación e indicó que la idea de Neves es “ampliar la relación con nuestros vecinos pero siempre con el interés de Brasil, al contrario de los 12 años últimos donde hubo intereses ideológicos”.

Y enfatizó: “Habrá un cambio de la actitud pasiva de la defensa de nuestros intereses. Eso cambiará. Bolivia expropió dos refinerías de Petrobras y el Gobierno no defendió los intereses de Brasil”.

Estados Unidos, que fue superado en el Gobierno de Lula por China como principal socio comercial, debe volver a ser prioridad en un eventual mandato de Neves, después de la crisis abierta por el espionajede Washington a la mandataria Rousseff y compañías, como la estatal petrolera Petrobras.

“Vamos a encontrar la forma de superar las dificultades políticas y diplomáticas. Brasil tendrá una actitud más activa con la promoción comercial de las exportaciones y buscar la cooperación tecnológica en todas las áreas”, explicó Barbosa.

En ese sentido, habló de poner “en pie de igualdad” las relaciones con Estados Unidos, Japón y la Unión Europa con las del mundo emergente, “como siempre fue la política externa brasileña”, con énfasis en el déficit comercial de la balanza con las potencias.

En ese marco entra el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica): “El Gobierno de Dilma no sabe lo que quiere en relación a Estados Unidos, China y los Brics. Con China deberemos diversificar las exportaciones, encontrar nichos de mercado y con los BRICS ampliar las relaciones”.

En la agenda exterior de Neves, según Barbosa, figura la posición a favor del fin del embargo económico de Estados Unidos hacia Cuba.

En relación al Gobierno de Raúl Castro, el diplomático manifestó que pretende continuar con la cooperación de las empresas brasileñas que invierten en la isla, pero esa relación debe realizarse “con transparencia”. EFE