Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Volatilidad y matemáticas pueden favorecer a la izquierda en elección uruguaya

José Mujica y Tabaré Vázquez, foto EFE.

Montevideo, 21 oct (EFE).- La volatilidad y las matemáticas pueden favorecer al gobernante Frente Amplio en las elecciones presidenciales y legislativas que tendrán lugar el próximo domingo en Uruguay, aunque la necesidad de una segunda vuelta para elegir el futuro presidente parece inamovible, opinaron hoy varios analistas.


Publicidad

A la cita con las urnas están llamados 2.620.717 electores, entre los cuales, según las encuestas, hay todavía bastantes indecisos (9 %) y también personas que están cambiando sus preferencias a última hora y de manera radical.

La “volatilidad” es “claramente mayor” que en otras elecciones, destacó a Efe Alain Mizrahi, director del Grupo Radar de investigación de mercado y opinión.

El experto calificó como una “novedad” de la actual campaña electoral uruguaya los “cambios de opinión” algunas veces “totalmente contradictorios” entre los electores.

Haciendo una “verificación” del resultado de las encuestas “notamos que algunas personas cambiaron su preferencia de voto de forma radical en pocos días”, agregó.

El alcance de esa volatilidad es “difícil de predecir” pero cuántos de esos votos volátiles logre captar la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio (FA) puede resultar “fundamental” en la definición de la mayoría parlamentaria, estimó.

Según todas las encuestas, el candidato presidencial del FA, el socialista Tabaré Vázquez, que fue presidente de Uruguay de 2005 a 2010, será el más votado el próximo domingo (entre un 41 y un 43 % de los votos), pero sin llegar a la mayoría necesaria para ganar en primera vuelta.

El aspirante del Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle Pou, reúne el respaldo del 26 al 33 % del electorado y Pedro Bordaberry, del Partido Colorado, del 10 al 17 %, según las distintas encuestas.

Los mismos sondeos señalan que la opción mas probable es que el Frente Amplio pierda la mayoría que actualmente tiene tanto en la Cámara de Senadores, integrada por 31 miembros, como en la Cámara de Diputados, formada por 99 legisladores.

Mizrahi dijo que las matemáticas “pueden jugar a favor” del FA.

Para definir el reparto de las bancas legislativas se toman en cuenta los “votos válidos”, incluidos los votos en blanco.

Según prevé el analista, los votos en blanco “serán mas” que en anteriores elecciones debido al “enojo” de algunos simpatizantes de la izquierda disconformes con el FA pero que no quieren dar su voto a otro partido.

Si, además, los partidos menores de izquierda, Unidad Popular, Partido Ecologista Radical Intransigente y Partido de los Trabajadores, logran una buena votación, aunque sea sin llegar a ganar una banca en el Parlamento, también ayudarán al partido gobernante porque habrá mayor reparto de votos y se “achica” la cifra necesaria para acceder a un cargo de legislador, destacó.

Los siete partidos que se presentan a las elecciones acumulan 40 listas de candidatos al Senado y más de 500 de aspirantes a la Cámara de Diputados.

Ignacio Zuasnabar, director de Opinión Pública de la empresa Equipos Mori, dijo a Efe que la necesidad de una segunda vuelta el 30 de noviembre para definir el futuro presidente de Uruguay es “segura”.

A la vez, la posibilidad de que el FA retenga la mayoría parlamentaria es “improbable”, estimó.

Para que ello suceda “debería darse un vuelco en las encuestas hasta ahora nunca visto en Uruguay, agregó.

Equipos Mori estima en un 9 % el porcentaje de indecisos a cinco días de las elecciones y en opinión del analista al final se repartirán “un poco para cada uno”, aunque el FA según los antecedentes capta “mas bien poco” de los indecisos.

Zuasnabar destacó que la campaña electoral en general ha mantenido una tendencia de “baja moderada” de la izquierda y “crecimiento lento” de los partidos tradicionales (Blanco y Colorado).

Debería haber un cambio “bastante fuerte en los uruguayos”, que “no se ve por ningún lado”, para que haya sorpresas y el resultado de las urnas no sea el que se prevé, agregó el experto. EFE