Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Uruguay cierra campaña con la posibilidad de que la derecha retome el poder

El candidato presidencial del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, habla durante un acto en las afueras de Montevideo, Uruguay, el jueves 23 de octubre de 2014. (AP foto/Matilde Campodonico)

Montevideo, 23 oct (EFE).- El Frente Amplio (FA), el Partido Nacional (PN) y el Partido Colorado (PC) cerraron hoy la campaña por las elecciones generales del próximo día 26 en Uruguay con promesas contrapuestas para “continuar con el progreso” o para iniciar un cambio de época con “una nueva política”.


Publicidad

Con actos repartidos por Montevideo y sus cercanías, los partidos y sus respectivos líderes y candidatos presidenciales Tabaré Vázquez (FA), Luis Alberto Lacalle (PN) y Pedro Bordaberry (PC), todos rodeados de miles de sus más fieles seguidores, rubricaron el último esfuerzo para recabar votos antes de la entrada en vigor de la veda electoral a las 00.00 hora local del viernes 24.

Cada uno de los aspirantes a suceder a José Mujica como presidente, y los partidos, que buscan renovar las bancas en la Cámara de Representantes y el Senado, insistieron una vez más en sus argumentos y estilos de campaña, marcada por las previsiones de todas las encuestas que apuntan a una votación sin mayorías y a una muy ajustada elección en segunda vuelta del jefe de Estado.

Estas encuestas señalan que el izquierdista FA, mayoritario en ambas cámaras del Parlamento, perdería su dominio y abriría la posibilidad de que unidos el PN y el PC, los partidos “tradicionales” de centro-derecha que gobernaron el país durante la mayor parte de su historia, lo puedan superar en escaños.

Del mismo modo, Vázquez no obtendría el 50 % de los votos en esta convocatoria (las encuestas le dan entre el 41 % y el 44 %) y podría no ganar en el balotaje ante Lacalle Pou, su más probable rival.

Vázquez, de 74 años, acompañado por su candidato a vicepresidente Raúl Séndic, afrontó este último discurso de la campaña de forma relajada y con la intención de despertar el entusiasmo de los frenteamplistas, el cual lo llevó a convertirse en 2005 en el primer presidente de izquierdas en la historia del país.

“Defendamos esta alegría que conquistó el pueblo uruguayo con el FA, como una trinchera defenderla del caos, de las pesadillas, porque queremos un Uruguay que avance con todos los uruguayos”, dijo a sus seguidores Vázquez, antes de señalar que pese a lo que “le duela” a otros, su partido ganará el domingo “y con mayoría”.

Como durante toda su campaña, Vázquez pidió a los ciudadanos defender con el voto todos los avances económicos y sociales alcanzados en Uruguay durante los gobiernos del FA e impulsar así un tercer Gobierno consecutivo de la coalición que evite un parón o un retroceso de los mismos si gana la oposición.

Por su parte, Lacalle Pou cerró su campaña en la localidad de Las Piedras, donde compareció acompañado por su equipo y su mujer y con una bandera de Uruguay aferrada en la mano.

Fiel a su lema de campaña “por la positiva”, el candidato nacionalista, al que las encuestas dan un 32 % de los votos, se centró en señalar que el domingo, con una elección “sin mayorías”, renacerá en Uruguay “una forma de relacionarse que hará bien no solo a los representantes, sino a la gente”, tras “diez años de Gobierno por la imposición”.

Lacalle apuntó que él, lejos de tener “complejos refundacionales” si gana la elección, reconocerá los éxitos de otros gobiernos ya que su propuesta busca no “sacar a nadie del poder, sino hacer las cosas mejor”.

“A partir del domingo nace un nuevo tiempo, estamos ante un cambio de época que va a requerir de los gobernantes adaptarse y adecuarse”, añadió el candidato.

Lacalle también lanzó guiños a sus rivales de otros partidos, especialmente los colorados, al señalar que a partir del día 27 si entra en el balotaje, ya no “será el candidato exclusivo del PN” y que tratará “de derribar muros y buscar coincidencias más que diferencias”.

Bordaberry, al que las encuestas dan un 15 % en intención de voto se presentó ante sus fieles en la rambla de Montevideo bajo el lema “Sí se puede”, una referencia a su esperanza a entrar en el balotaje y, ante ellos, también subrayó la importancia de la decisión del domingo, que valdrá para “cinco, diez, quince años”.

El candidato colorado hizo hincapié en sus temas centrales de campaña, como la inseguridad, y habló de lo positivo que es para Uruguay que se terminen las mayorías parlamentarias.

En ese sentido, pidió a los votantes que consideren a su candidatura “como la mejor y más preparada”, así como la más experta, en alusión a la juventud de Lacalle Pou, con quien compite por ser el segundo candidato que entre en el balotaje con un programa electoral relativamente similar. EFE