Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La inteligencia británica espió comunicaciones entre abogados y sus clientes

Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg News.

Londres, 6 nov (EFE).- Las agencias de inteligencia y seguridad británicas espiaron comunicaciones protegidas por el secreto profesional entre abogados y clientes, según revelan documentos confidenciales dados a conocer hoy por un tribunal del Reino Unido.


Publicidad

El Tribunal de Poderes de Investigación (IPT, en inglés), que atiende las quejas sobre la conducta de los servicios secretos, desveló las reglas por las que se rigen en esa materia el MI5, la agencia dedicada a la seguridad interior, el MI6, el servicio exterior, y el GCHQ, el llamado centro de escuchas británico.

Los documentos se han hecho públicos raíz de una denuncia contra el Gobierno del Reino Unido de dos ciudadanos libios, Abdul Hakim Belheaj y Sami al-Saadi, en torno a las circunstancias de su detención en 2004.

Los documentos estaban clasificados hasta ahora como confidenciales para proteger la seguridad nacional, si bien el IPT ha retirado esa protección sobre la información.

En las indicaciones a su trabajadores, el GCHQ insta a “en principio interceptar las comunicaciones de los abogados”, aunque añade que se debe “valorar con detenimiento la necesidad y la proporcionalidad” de esas intervenciones.

El servicio de inteligencia MI5, por su parte, detalla que la información protegida por el secreto profesional entre los letrados y sus clientes debe ser utilizada “como cualquier otro ítem de inteligencia”.

El abogado de los dos denunciantes, Cori Crider, que dirige la organización en favor de los derechos humanos Reprieve, señaló a la cadena pública británica BBC que la información hecha pública “deja claro que las agencias de inteligencia han estado escuchando las conversaciones entre abogados y clientes durante años”.

“Esto tiene implicaciones problemáticas para todo el sistema judicial británico. ¿En cuántos casos el Gobierno ha estado espiando para tener una ventaja injusta en los tribunales?”, se preguntó Crider.

Un portavoz del Ejecutivo británico rechazó por su parte hacer “comentarios sobre procedimientos judiciales en marcha”. EFE