Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Una veintena de detenidos en protestas de minoría árabe de Israel

Foto por: noticias.lainformacion.com

Jerusalén, 9 nov (EFE).- Al menos veinte jóvenes palestinos de nacionalidad israelí fueron arrestados hoy por la Policía en una creciente ola de protestas de la minoría árabe de Israel, tras la muerte el viernes de un joven a manos de agentes policiales en una localidad de la Galilea.


Publicidad

Las manifestaciones y protestas se sucedieron por la mañana intermitentemente en centros universitarios, cruces de carreteras y poblados árabes, extendiéndose por la tarde a decenas de poblados.

“Cargo: ser árabe. Sentencia: muerte”, se leía en una de las pancartas que los manifestantes expusieron hoy en una protesta en la Universidad de Haifa, ciudad habitada por ambas comunidades.

También la Universidad de Tel Aviv y otros centros académicos menores fueron escenario de concentraciones de estudiantes árabes que ondearon banderas palestinas y fotos de la víctima, a quien tipificaron como “shahid” (mártir).

Ahlam Shihab, estudiante de derecho en esa universidad, dijo al servicio de noticias Ynet que “lo ocurrido en Kfar Kana recuerda los sucesos de 2000”, cuando trece árabe-israelíes murieron a manos de la policía en protestas de apoyo a la intifada que había comenzado en Cisjordania.

En otros lugares las concentraciones tuvieron lugar en cruces de carreteras en los que jóvenes trataron de bloquear el tráfico con neumáticos ardiendo y a pedradas, mientras la policía trataba de replegarlos a zonas alejadas de la vía.

En la principal carretera que une Tel Aviv con Jerusalén individuos lanzaron piedras a un autobús a la altura de la localidad de Abu Gosh.

“No cesaremos hasta que los agentes sean cesados y juzgados”, dijo un manifestante.

La policía había reforzado hoy su presencia en todos los poblados de la Galilea en previsión de disturbios, y a lo largo de la jornada suspendió por motivos de seguridad un partido de fútbol de la primera división y otro de baloncesto de una liga juvenil, dado que en ambos participaba un equipo árabe.

La ola de disturbios estalló el viernes por la noche después de que agentes de la Policía israelí matasen a un joven árabe de 22 años en la localidad de Kfar Kana, en un suceso que está bajo investigación por presunto abuso del uso de la fuerza policial.

El joven había atacado previamente a una patrulla policial con un cuchillo, pero cuando fue abatido no representaba ya aparentemente ningún peligro para los agentes, según un vídeo difundido.

Las imágenes muestran cómo, después de salir de su vehículo, los agentes lo abatieron por la espalda cuando se alejaba de ellos.

El asesor jurídico del Gobierno israelí y fiscal jefe, Yehuda Weinstein, convocó hoy una reunión de urgencia con sus asesores y el jefe de la Policía para estudiar el caso, y ordenó acelerar la recolección de pruebas en el terreno y la investigación.

A raíz del suceso, el sábado se registraron los primeros disturbios y hoy el Comité de Seguimiento de la minoría árabe de Israel convocó una huelga general en señal de protesta, que fue secundada en numerosas localidades.

Las concentraciones se sucedieron por la tarde en Nazaret, Reine, Kfar Kana, Shaab, Kfar Kasem, Um El Fajem, Tira, Taibe, Wadi Ara, Sajnín y en cruces neurálgicos de la Galilea.

Según la Policía, al menos una veintena de manifestantes, entre ellos menores de edad, han sido arrestados a lo largo de la jornada, en la que muchos conductores árabes han colgado en sus coches banderas negras.

La población árabe considera que los agentes cometieron un “homicidio a sangre fría”, y exigen el procesamiento de los involucrados y la dimisión del ministro de Seguridad Interior, Itzjak Aharonovich, que el sábado mostró públicamente su apoyo a los policías.

El suceso en Kfar Kana, donde hoy la familia de la víctima trató de convencer a los manifestantes de que cesaran las protestas, arroja más leña a las ya de por sí tensas relaciones entre la mayoría judía de Israel y la minoría árabe, formada por 1,8 millones de habitantes, en su mayoría de origen palestino.

Se agrega, además, a la deteriorada situación de seguridad en Jerusalén y Cisjordania, donde los enfrentamientos entre jóvenes palestinos y agentes de seguridad israelíes son casi constantes desde el mes de junio.

Esta tarde manifestantes arrojaron piedras a un tranvía de Jerusalén mientras cruzaba el barrio palestino de Bet Hanina, causando únicamente daños materiales, y en la aldea de Isawie la policía volvió a enfrentarse a jóvenes enmascarados. EFE